viernes, 3 de octubre de 2008

Hechizo de amor

Lo extraño no fue que me dieran aquel volante con letras verdes durante un alto en el cruce de División del Norte y Miguel Ángel de Quevedo, menos que lo guardara sin saber por qué. Lo verdaderamente intrigante es que esta tarde, el dichoso papelito me esté dando vueltas en la cabeza.

Mentiría al decir que considero como posibilidad real acudir con la dichosa Sandra, la “consejera espiritual” para solucionar lo que de momento me tiene en jaque. Y sin embargo, la idea de que por medio de Magia Blanca, uno consiga los favores amatorios de quién quiera. No importa cuántas veces haya leído la hojita, convencido de que lo anunciado en ella no es más que pura charlatanería… ¿pero y sí no? La oferta es por demás atractiva: Infidelidad, salamiento, maleficios, desamor y hasta espíritus malignos; poco importa el mal que nuestra alma y corazón padezcan pues a manos de esta experta en amarres, todo puede tener solución.

Si al menos creyera, aunque fuera sólo un poquito más, en la brujería y sus derivados, ahora mismo tomaría el teléfono y le marcaría a la tal Sandra. No para que me trajera a un viejo amor de vuelta ni para que mejore mi suerte en asuntos sentimentales. Lo único que quisiera sería preguntarle si existe el amor a primera vista. Sobre todo porque necesito creer en él a pesar de que hasta hace unas semanas me burlaba de quienes afirmaban haber caído en sus garras. Requiero que una experta en hechizos me explique si caí o no preso de uno de los hechizos más poderosos e indescifrables del mundo: el amor.

Pocas veces alguien me ha cautivado a primera vista como ella. El que después del impacto inicial de su belleza siguiera mi hipnosis por su presencia me confirmó que aquella mujer era especial. Observarla en aquella reunión de amigos, bailar una pieza con ella o intercambiar miradas accidentales me la grabó en la mente. Sería bueno preguntarle a Sandra si ese encuentro estaba dibujado ya por el destino, sí es sólo una confusión, o si nuestro segundo encuentro tuvo en ella los mismos efectos que en mi.

Quizá, Dios quiera y no, sólo estoy deslumbrado por el paso de una estrella fugaz y mi ilusión no sea más que una delgada capa de auto negación. Puede que sea una blasfemia, pero ojalá Dios quiera que el amor en su versión ‘a primera vista’ me haya embrujado de la forma más letal. Que se apodere de mi, que me haga rebasar mis fronteras y lleve estos extraños sentimientos a buen puerto.

‘Sugiero no ilusionar’ dice una de las líneas de una canción que escucho para matar el tiempo. Aun así el volante de Sandra una y otra vez aparece en mi campo visual transformando mi confusión en preguntas. ¿Será un hechizo de amor el que me tiene como loco mirando mi celular sin descanso, aguardando la llegada de algún mensaje que de una buena vez me responda si podré verte o no esta noche? y de ser así cómo puedo comprobar si el hechizo es real, cómo hacerle para que la delgada capa que esta noche puede separar a la magia de la realidad no se rompa y se vuelva más fuerte. ¿Cómo le hago para creérmela y dejar ese miedo a siempre dar sin recibir nada a cambio?

Al menos esta tarde un mensaje de celular puede hacer un mundo de diferencia. Puede llegar mientras escribo estas palabras, o en una hora, o en cinco. Un mensaje que por ahora significa creer o no en que los hechizos existen. Así de frágil es la consistencia del mundo en estos minutos espesos que se pueden volver livianos si ella así lo decide.

No quería hablar tan pronto de ti en este blog, pero las ganas de gritarle a los cuatro vientos lo que está pasando ha sido más fuerte. La magia sería hablar de ti de ahora en adelante y para siempre. Hoy hay una fiesta, después nada más importa.

5 comentarios:

Delirio dijo...

Mmm, yo no creo en el amor a primera vista, será que a la fecha no me ha sucedido. De hecho ahora caigo en cuenta que tenia un buen rato sin que me pasara el poder sacarme a alguien de la cabeza como me ocurre en este momento.
En fin, suerte con la chica. Ah! Recuerda que generalmente se necesita echarle la mano a la magia, no la dejes pasar de largo. Besos!

Ana dijo...

Creo que no es "Amor a primera vista", lo coreecto sería decir "Aceptación a primera vista". Cuando sientes que con alguien puedes ser tu mismo, crees que estás enamorado, pero al final del día, creo que sólo es un ejercio de autoreafirmación.

A eso los humanos solemos decir AMOR...

Wilmer-Avila dijo...

Claro que no es amor. La frasecilla "amor a primera vista" no hace referencia a un amor en el sentido estricto de la palabra. Se refiere a una atracción física, química. Qué te puedo decir, amigo, acércate a ella, conócela, y después quizá nazca algo bonito. Amor o no, qué importa, la cosa es que ustedes se sientan bien estando juntos.

Saludos y cariños

Wilmer Avila
OREJA AZUL

soleil dijo...

Sea lo que sea... es!

como explicarme? vive la magia! preguntate a ti mismo lo que sientes, lo que anhelas y ahi estara tu respuesta...

a mi solo me queda desear suerte...

gabriel revelo dijo...

deli: suerte con sacarte a esa persona de la cabeza (aunque si esta es bienvenida, que mejor).

ana: interesante tu definición de eso a lo que llamamos 'amor a primera vista'.

wilmer: la culpa es del diccionario y esa tendencia a sintetizar el vocabulario je je. gracias por tus buenos deseos.

soleil: gracias, gracias y más gracias. quién sabe qué sea.