jueves, 23 de octubre de 2008

Cuaderno de viaje 3 - Anecdotario

Mi problema para el post de hoy era el no saber de qué escribir. No era que me faltaran temas sino todo lo contrario. Tengo tantas ganas de relatar tantas cosas que mejor decidí escribir éste post ‘campechano’ (en toda la extensión de la palabra) en el que incluiré algunas curiosidades o anécdotas que he visto durante mi estancia en la Ciudad de Campeche.

- Ayer conocí la UAC (Universidad Autónoma de Campeche), y estaba desierta. Muy bonitas instalaciones pero o escasean los estudiantes o a todos les dio por faltar justo cuando decidí visitarlos. Por cierto, los únicos estudiantes que llegué a encontrar se dedicaban a echar novio (actividad muy común por acá).

- En el centro de Campeche hay un tranvía turístico que, se supone, recorre la ciudad mientras un guía va comentando los principales atractivos arquitectónicos del lugar. El tranvía se llama ‘El Súper Guapo’ y tiene distintas horas de recorrido. Pues bien, ya sea por lluvia o porque el chofer no llega o no se junta la suficiente cantidad de pasajeros, pero me he quedado con las ganas de subirme al dichoso tranvía. Espero que hoy sea la buena.

- En varios restaurantes campechanos al agua de sabor se le dice ‘Refresco natural’.

- Los campechanos creen que un centro comercial es un supermercado. Hace unas horas le pregunté a varias personas en dónde podía encontrar uno (un centro comercial) y me mandaron a la Mega Comercial Mexicana. Encontré después una Plaza Comercial, pero está semi-abandonada y hasta miedo da entrar.

- Como tenía que hacer tiempo antes de abordar un autobús se me ocurrió ver una película en algún cine. Tras minutos de investigación descubrí que en Campeche hay muy pocas salas de cine, que exhiben películas medio pasadas de moda y que las funciones empiezan hasta las 6 de la tarde (y no siempre hay funciones). Una señora medio enojada me dijo: Aquí no es cómo en México, que puedes ir al cine a la hora que quieras… Empiezo a extrañar mi ciudad.

- En el McDonald’s de acá toman tu orden sin ofrecerte agrandar tu McTrio ni postres ni nada más. ¡A todo dar!

- Todos los taxis cobran lo mismo vayas a dónde vayas: 30 pesos. Es una tarifa preestablecida o los seis taxis que he tomado desde que estoy aquí se han puesto de acuerdo.

- En Campeche uno puede entrar a dónde sea. Las puertas de museos, casas, tiendas, edificios, oficinas, comercios, cantinas, etc., están abiertas a la hora que sea y puede entrar todo mundo. Es agradable ver que todos confían en todos. Aunque eso sí, ayer medio caí en un trauma psicológico cuando a las 9 de la noche caminaba por la calle y en todas las puertas y ventanas de las casas se escuchaba al unísono el inicio de la telenovela ‘Fuego en la Sangre’.


- Acabo de descubrir porque por acá todo mundo se dedica a ‘echar novio’: A nadie, por increíble que parezca, le gusta el fútbol. Vamos, creo que ni el béisbol que tiene un equipo en Campeche, tiene seguidores.

- Mientras realizaba mi caminata mañanera por el malecón campechano vi como un señor (supongo que un pescador) atrapaba un pulpo con las manos y lo agarraba, así vivo y crudo, a mordidas. Todavía no me repongo de la impresión.

- Es casi imposible conseguir un Gatorade en Campeche. Llevó tres días preguntando y en cada tiendita y local comercial me dicen lo mismo: están agotados. Habría que traer varios y revenderlos aquí, seria un éxito.

- Está mañana, a unas calles del hotel dónde estoy hospedado, fue el 5to informe de gobierno de la gobernadora de Campeche.

- La única estación de radio local aparte de EXA se llama Kiss FM y es muy ñoña y melosa (para que yo diga eso es que de verdad empalaga).

- Tiene poco más de una hora que probé el tradicional ‘Pan de Cazón’. Contrario a lo que pensé, me gusto. Les explico: es pescado de cazón dentro de unas tortillas, todo bañado por caldillo de tomate.


El itinerario de hoy: Visitar el Jardín Botánico XMuch` Haltun, La Casa Cultural No. 6 (lugar dónde se reúnen los intelectuales de aquí, yo nada más voy a hacerle al cuento) y a la Inauguración del 2do Encuentro ‘Rescatando las Raíces de Nuestros Pueblos en la Plaza Pública. Y a ver qué pasa, nos leemos.


Ciudad de Campeche, Campeche
Octubre 2008

5 comentarios:

Fabiola Perez-Sitko dijo...

ah como me has hecho reir...extranie de pronto a Mexico con todas mis fuerzas.

Jessie dijo...

Jaja! que goze he tenido con tu post donde contás qué has visto en Campeche, bueno, te digo, que aún sigo sin saber qué es una tortilla.

Acá en Céfiro, también se alcanza a ver la de Fuego en la Sangre, mi personaje favorito es Sarita Elizondo, y ahora que lo digo, como me he perdido varios capítulos, nunca supe qué le pasó a Sarita que hoy está postrada en una cama, con collarín y muy lastimada.

Me gusta mucho tu forma tu forma de escribir, tanto, que en estos días voy a crear el premio Jessie de las libretas más cómicas, y vos serás el primero en recibir uno, te lo prometo.

Yo también algún día voy a postear, así como vos, 3 de mis viajes más geniales que he tenido, uno a Buenos Aires, otro a Iguazú, y otro a Río de Janeiro

Te saludo y me dspido.

Atentamente:
Jessie

gabriel revelo dijo...

fabiola: gracias por tu visita, me alegra haberte regalado aunque sea un trocito de méxico en palabras.

jess: una tortilla es... pues una tortilla ja ja... es la base de la alimentación del mexicano... algún día si vienes prometo presentartelas. creo que a sarita la violaron, no estoy muy seguro pues casi no veo la novela. gracias por lo del premio. je je... saludos.

Anónimo dijo...

Hola
Es verdad, los campechanos somos diferentes y para nosotros es atroz que nos comparen con los yucatecos, jajaja. Como yo no vivo en mi campechito, lo extraño y me hiicste reir.
Pero también te faltaron mas cosas como el conocer nuestra lotería campechana, única en el mundo.
la seguridad, la camaradería y la buena intención es única. Nosotros los campechanos somos únicos en todo el mundo, que lástima que te regañaran, ya que noostros por todo nos sonreimos y si es posible hasta a comoer te llevamos..viva Campeche... los extraño siempre. Besos

gabriel revelo dijo...

anonimo: gracias por la visita... hay otras cuatro partes de este viaje por si quieres leerlas. la verdad Campeche me encantó, es un paraíso y volveré para ver todos esos sitios que me faltaron...
vuelve cuando gustes...