domingo, 3 de enero de 2010

¿El Secreto?


No importa que sea inicio de año y todo mundo esté lleno de propósitos. Creo que de plano, la onda motivacional no se me da. Sucede que en los regalos-navideños-familiares, un tío me regaló un DVD (pirata) titulado “El Secreto de la Ley de la Atracción”. He intentado verla un par de veces (la segunda vez, esta tarde) y nomás no he podido.

Según sé, mi tío fue a comprar un bonche de películas piratas y a cada uno de sus sobrinos nos fue dando la que más iba con nosotros. Había DVD’s de Superman, de películas de cartelera y hasta de series de televisión. ¿Qué cara me habrá visto para darme una película motivacional?, lo ignoro, lo cierto es que hasta la fecha me pregunta si ya la vi, y me dice que está bien buena y me dará grandes enseñanzas para aplicar en mi vida personal y profesional. Cómo decirle que la neta del planeta es que no me gusta la autoayuda. No sólo me da flojera, tampoco creo en ella.

Varías veces he oído hablar de ‘El Secreto’, famoso libro que ha saltado a la pantalla grande. En él, supuestamente Rhonda Byrne nos comparte la fórmula para atraer hacía nosotros todo lo que queramos por medio del poder de nuestra mente. Supuestamente uno decreta y visualiza lo que quiere, haciendo que la fuerza del universo acomode todo a nuestro favor. Este dichoso ‘secreto’ ha sido conocido y empleado desde tiempos inmemorables por algunos conocedores, hasta que Byrne decidió documentarlo y hacerlo de dominio público. Obviamente no es tan fácil, y para lograr aprender a manejarlo se deben aprender y practicar los preceptos presentados en el libro.

No sé si realmente creer tal cosa. Estoy de acuerdo en que existen energías y que estás de alguna u otra manera afectan nuestra vida, pero de ahí a creer que uno puede manejar el universo con sólo ‘decretarlo’ hay un mar de distancia. Aun así le di una oportunidad al dichoso DVD y me di la aburrida de la vida. En él, una señora güera y gorda (debería decretar adelgazar) dicta una conferencia a unos empleados gringos, que en su mayoría, lucían motivados. Pensé que se pondría bueno, pero conforme el video pasaba sólo veía bla, bla, bla, bla… y que ‘podemos lograr lo que queremos’… y más bla, bla, bla, bla… y que ‘sentirse bien al pensar en tenerlo, antes de tenerlo’… y que bla, bla, bla, bla… y que me empieza a ganar el sueño… y minutos después abro los ojos y seguía el bla, bla, bla, bla… y que ‘hay que enfocarnos para atraer lo que deseamos’… y bla, bla, bla, bla…y ya… suficiente, mejor la quité. Pura palabrería que, perdón, sólo sirve para vender, aprovechándose de que en la actualidad muchas personas sienten un vacío en su existencia.

Paulo Cohelo, Carlos Cuauhtémoc Sánchez, Mariano Osorio y ahora ‘El Secreto’. Todos ñoñisimos y mojigatos. Honestamente agradezco sus ganas de que este mundo sea mejor, pero hay amargados como yo que por más en el hoyo que estemos, no nos gusta que nos digan cómo actuar. No sólo de buenos deseos podemos generar un cambio en nuestras vidas. Si así fuera yo tendría publicadas tres novelas, México habría ganado el pasado mundial y habría menos pobres en el mundo. ¿Dónde quedaría el trabajo, la suerte, la inspiración?

Inicia éste año y en mi primer post quiero dejar muy en claro que al menos a mí, me gusta esa posibilidad de que la vida me sorprenda de algún modo. La novela de mi vida se pondrá más interesante si me dedico sólo a ser personaje y me olvido de ser el autor todo poderoso que mueve los capítulos a su antojo. Dejemos la autoayuda para los talleres mecánicos y que a mi vengan esas historias y vivencias que alimentarán éste blog. Empieza el chou, bienvenidos pues, al 2010.

8 comentarios:

El Xhabyra dijo...

concuerdo contigo, cuando intentamos controlar la vida, se vuelve un mucho mas aburrida que cuando nos aventamos a la puerta que da a la calle cada dia sin saber que habra alla afuera.

xhaludos Gabriel.

Latamoderna dijo...

Motívese, muchacho... ¡Venga!

A ver el video,jejejeje.

--=Maverick=-- dijo...

te diré.

Es bueno motivarse para tratar de obtener de la vida algo mejor de lo que tenemos, pero el quererla manipular puede salir contraproducente.

pero, tu ve el video, total. No pasa nada

zocadiz dijo...

jajajajaja.. no bueno.. yo también los odio.
Muera Cornejo!
nos leemos.

SEÑORITA ECHAGARAY. CON "A", NO CON "E" dijo...

"él, una señora güera y gorda (debería decretar adelgazar)"
JAJAJAJJAAJA
BUENIIIISIMO!con esa puntada pusisteen evidencia las contradicciones de tantos charlatanes!
saludines!

gabriel revelo dijo...

xhabyra: exacto... siempre lo inesperado será, a la larga, mejor. saludos!

latita: está bien, me motivaré, pero eso de ver el video... mmm no creo lograrlo =)

maverick:está bien, lo intentaré... jejeje, si no se los regalo.

zocadiz: ¡qué muera cornejo! me uno...

señorita echagaray: gracias por la visita, vuelve a éste blog cuando quieras... jajaja, sí, hay un mar de contadicciones en esas personas.

Victoria dijo...

yo me avente el libro en un avion porque me lo dio una prima que se le hizo interesantisimo, a mi lo que me parecio intersantisimo era que conte 5 personas leyendo el libro aparte de mi en ese avion... es un libro que lees en 2 horas, y la verdad yo que soy catolica pues me parecio muy parecido a lo que te enseñan en la iglesia.
Por otro lado me regalaron el video (ahora me pregunto lo mismo que tu) de que me habran visto cara que me relacionaron con eso???? bueno en fin, lo vi, y termine pensando lo mismo que pienso.. las cosas positivas le pasan a TODA LA GENTE, pero las aprecian solo los que las quieren ver.. no tiene que ver con El Secreto o con otra cosa, tiene que ver con la actitud que vivimos la vida, a mi tambien me da pererza todos los libros de autoayuda, todo eso me parece una industria chafa y creada para llenar vacios en la gente que deberian llenarse con mas cultura, educacion y deporte..

Gabriel FELIZ AÑO escribe mucho que tu blog me encanta!!!

gabriel revelo dijo...

victoria: sí, es sorprendente la cantidad de personas que ha leído ese libro y le ha gustado. por mi parte, comparto eso de la actitud ante la vida. ¡feliz año para ti también!