martes, 26 de enero de 2010

¡Sálvate Chava! no dejes de luchar

Antes pensaba que ser tan sensible no era tan malo, al contrario, consideraba que eso de traer los sentimientos a flor de piel era, hasta cierto punto, benéfico para un intento de escritor como yo. Conmoverse y maravillarse, sufrir y sentir felicidad por igual y a la más mínima provocación era una especie de prueba de que estoy vivo. Sin embargo, con el tiempo tanta sensibilidad se me ha vuelto incomoda. Llorar o preocuparme por cualquier cosa no va bien con un tipo de mi edad. Va volviéndose inevitable que cualquier acontecimiento fuera de lo común o con toque sentimentaloide toque mi corazón. No es fácil pero lo acepto: me he vuelto un llorón.

Tanto tiempo siendo un melancólico me ha vuelto un experto en emociones. Desde ayer ando sumido en una incómoda tristeza que me encantaría, se debiera a mi tendencia al dramatismo. Lo mejor sería que el nudo en la garganta que he contenido en las últimas horas tuviera su origen en mis dudas y no en la atrocidad que desde ayer inunda los medios de comunicación. No indagaré en los hechos ya por todos conocidos, de muy poco sirve cuando un hombre lucha por su vida. No es justo que un maldito desquiciado atente contra otro individuo sólo porque sí, tampoco el que la corrupción permita que delitos así sean posibles y menos aun, que ahora surjan voces (la mayoría, carentes de autoridad moral) anunciado medidas preventivas que por supuesto, se quedarán en intenciones.

Nada justifica que hoy Salvador Cabañas éste postrado en una cama de hospital. Jamás pensé decirlo, pero ojalá y a los culpables el destino les tenga destinado el peor de los sufrimientos. Estoy cansado de que por unos cuantos idiotas mi país no pueda levantar el vuelo. Estoy hasta la madre del miedo y de que se crea que todos los mexicanos somos así. Perdón a Cabañas, a su familia, a su país. Lamentablemente nuestro país está enfermo de impotencia y falta de decisión. Espero que toda esa escoria sea exterminada. Que dejen en paz a mi México, ese país forjado por gente buena y trabajadora.

No le voy al América pero en estos días poco importan los colores y casi nada el futbol. Sólo sé que estoy consternado y deseoso de que Chava salve su vida. Varias veces he sentido ganas de llorar y de que esto no fuera más que un sueño. Me han llamado exagerado y me han recalcado que de no ser Salvador Cabañas el baleado, no se estaría haciendo tanto escándalo. Lo lamentable es que pensemos así cuando hablamos de la vida de un ser humano. La fama no importaría si estos crímenes cesaran.

Las muestras de apoyo han sido múltiples: afuera del Hospital, en el Estadio Azteca, en Paraguay, en todo el mundo. Me uno a las oraciones con toda la fe y sinceridad de la que soy capaz. Chava, todos estamos contigo.

7 comentarios:

Nadia dijo...

Ya esta mejor ke no bueno solo pase a saludarte espero ke estes bien buen dia gabriel saludos

Jessie dijo...

MMMM, pues la familia de la realeza nos unimos a tu pena, bueno.

Mirá, yo no sé quién es Salvador Cabañas, digo, su nombre no figura mucho por acá, pero ya ví que es un futbolista, bueno. Yo pensaba que era un escritor, de esos de los que vos sos admirador.

Y quién es Salvador Carmona? él sí es escritor?

Y finalizo diciendote: te lo dije, te lo dije, jajajajaja!!!

.........

Esperá, aún no acabo...

te lo dije, TE LO DIJE.

No te pienses que la risa es por burla, es porque yo tengo la razón. Tu país está muy mal.

Oh Jessie, oh Jessie!!!

Probablemente acabes borrando mi comment, pero es que en serio, allá es peligroso ir ya. Además, decís que el futbolista tiene otra nacionalidad, que no es de allá, entonces tampoco respetan mucho a los extranjeros, ó sí?

Bueno, me voy, y te digo, no tomés mi comment como un agravio, sino como una crítica constructiva, puede ser?

SYD

Atte:
Jessie (ya ves? te lo dije! yo tengo la razón).

Jessie dijo...

De todos modos también espero un ataque de tus demás lectores.

Ya estoy lista y preparada para el ataque.

Adelante! den su mejor golpe.

Chau!

--=Maverick=-- dijo...

pasa algo bien curioso, Salvador cabañas es famoso, buen jugador etc etc etc.. y le tocó a el que le dieran el balazo. Pero cuantas personas les pasa lo mismo y hacen lo mismo o los balean en antros y se mueren, y los culpables no hacen nada.. ni tienen apoyo de televisoras, buenos abogados, presion porque es "figura publica" etc.

Necesitamos ser famosos para que nos traten asi, no hay de otra...

pero retomando el tema, Ojalá y de todo corazon si se recupere y pueda seguir haciendo lo que hace tan bien, que es jugar y meter goles... (aunque no sea chiva el wey)

Anónimo dijo...

Coincido con Maverick, desafortunadamente si no eres figura pública cualquier lesion o incluso muerte, pasa desapercibida para las autoidades. Circunstancialmente hace unos meses, estuve en el entierro de un joven q habia sido herido saliendo de un antro y como él deben existir cientos.
De caulquier forma y aun siendo anti-americanista de corazón, deseo la recuperación de Cabañas.
Dely

pamela dijo...

Una mala suerte y muy cruda realidad .

gabriel revelo dijo...

nadia: un saludo nadia, salvador, según los últimos reportes, ya está consciente, habla y mueve las extremidades... un milagro.

jessie: dementes así hay en todos lados, no sólo en México. he vivido aquí toda mi vida y jamás me ha pasado nada, al contrario, soy muy feliz.

maverick: exacto, hay miles de personas a las que no se le pone atención. la raíz del problema es que no hubiera ni una victima de la inseguridad. SEA O NO SEA FAMOSO. por cierto, yo soy atlantista =)

dely: saludos y por supuesto, nuestros mejores deseos a cabañas...

pamela: tienes razón... es una pena. saludos hasta perú.