viernes, 13 de marzo de 2009

Todos se van

No tenía idea de quién era Wendy Guerra, hasta el día en el que fungió como participante de la mesa redonda 'El arte de novelar' en el marco del Homenaje Nacional a Carlos Fuentes del año pasado. Allí, entre varios escritores latinoamericanos de renombre la vi por primera vez: menudita, vestida a la moda y poseedora de ese acento cubano que en ella suena tan provocador.

No sabía que era una de las flamantes representantes de la literatura cubana, ni que también tuviera ya publicados un par de libros de poesía o que incluso es diplomada en dirección de Cine, Radio y Televisión en la Facultad de Medios de Comunicación del Instituto Superior de Arte en Cuba. Me bastó con escucharla para saber que algún día debía leerla, y que seguramente, su narrativa me seduciría aun más que su propia presencia.

Así llegué a “Todos se van”, su primera novela, y con la que ganó el I Premio de Novela Bruguera en el 2006. Su formato narrativo es sencillo: como si se tratara de un diario personal en el que Nieve Guerra, la protagonista, relata su infancia y adolescencia, retratando no sólo la confusión habitual de la transición de niña a mujer, sino también interactuando, y muchas veces sobreviviendo, a los cambios políticos, culturales e ideológicos de aquella isla en las décadas de los 70’s y 80’s del siglo pasado. La lectura se vuelve un reflejo mismo del paso del tiempo en su misma estructura. Pasa de lo sencillo (tanto en trama como en composición gramatical) a lo más compuesto y elaborado. De la esperanza al desencanto. De la ilusión a la resignación. De las ganas de salir a la tortura de ver cómo uno se va quedando solo. Las palabras de aquel diario que enamoran y son como poesía.


De Cuba se podrán decir mil y un verdades, y quizá el doble de mentiras, pero sólo quién la ha vivido día tras días puede hablarnos fidedignamente de sus alegrías y tristezas. Nadie mejor que los propios cubanos para relatar lo que significa mirar al resto del mundo desde una capsula o sentir en carne propia las despedidas de quienes sí lograron saltar la cerca que el mismo mar y una ideología política, cada vez más dudosa, les impone. Estar atado a una isla en la que se diga lo que se diga, también hay clases sociales y sobre todo, mucha desigualdad. Tales son las lecciones que Wendy Guerra nos deja en el corazón después de devorar está novela a modo de crónica y en la que se agradece, no tome ningún partido o bandera y nos cuente así, cómo son las cosas en esa vieja Cuba antillana de la que todos hablan sólo a tientas.

Hay veces en los que sentimos que estamos estancados. Que todos parten hacía nuevos horizontes y nosotros sólo giramos en el mismo punto. De eso se trata esta novela. Un diario escrito por una joven para desahogarse del mundo incomprensible y hallarle una mínima coherencia. La posibilidad de mentirle y a veces hasta tener que esconderlo y abandonarlo, pero siempre con la necesidad inminente de volver a él. Quienes tenemos un blog no podrán dejar de sentirse aludidos con esta necesidad de narrar lo cotidiano por más descompuesto que éste se torne. Al final se trata de un instante de realidad.

Hace una hora terminé de leer ‘Todos se van’ y creo estar un poquito más cerca de ese país que está tan lejos a pesar de su cercanía geográfica. Igual de contradictorio es que alguien se llame ‘Nieve’ viviendo en Cuba.

11 comentarios:

Wilmer Avila dijo...

Siempre renovando y buscando buenas letras, admirable tu apreciacion como todo lo que en el blog se encuentra, amigo. Es paradojico tambien que estando tan lejos siempre estemos actualizados en nuestras lecturas, aun mas que los amigos cercanos.

Buenos deseos y un abrazo

Wilmer Avila
(OREJA AZUL)

Karla dijo...

wow!! un libro mas a la lista de pendientes entonces...
gracias por la recomendación!

SOL dijo...

ajajaj
ahora si me la hiciste linda aca no se dnde conseguir libros te voy a matar... jajaja
no mentiras tratare de encontrarlo

besos gabo y mira o que es de loca la vida en cosa de un mes conocere tu mexico, ahora podre reconocer mas el mexico que describes tan lindo

besos
y saludos

Karla Preciado dijo...

qué blog tan límpido y agradable el tuyo. Volveré por aquí sin duda alguna.


= )

Mariel Ramírez Barrios dijo...

La conocì en la feria del Libro de Buenos Aires en el año pasado.
me impresionò,como a vos,amigo Gabo.
Y ademàs de aconsejar igualmente su lectura como obligatoria para nosotros,reforzarè este concepto diciendote algo que tiene que ver con Wendy y con Cuba.
mientras el resto de Latinoamèrica mira con duda a Cuba y se introduce cada vez màs en las dictaduras mesiànicas anti o pro Estados Unidos -da lo mismo- el pueblo sufre y mal.
Cuba,equivocada o no en el liderazgo de su Revoluciòn,dio a 10 generaciones de cubanos
EDUCACIÒN
Y
SALUD GRATUITAS Y DE ELEVADÌSIMA CALIDAD
Yo soy Pediatra,y te aseguro que ver la Pediatrìa en Cuba es shockeante.
Entonces han creado a Wendy.
Còmo?
Claro..
Esa generaciòn
de educaciòn 10
mortalidad infantil 0
analfabetismo 0
es de donde
en 10,15 años,surgirà la discrepancia
el cambio
el crecimiento
y gobernantes con cerebro sano
Nosotros,todos,sin embargo
llevamos ya 10 generaciones de analfabetos virtuales
sin escuelas
sin Hospitales
sin leche para los niños
nuestras Universidades se derrumban
y la violencia cada dìa es peor.
Argentina
que se las daba de culta
tiene hoy una deserciòn escolar de màs del 30 %
una mortalidad infantil de 27.5%º ( por mil)
universidades paradas
y jòvenes de 20 años que son analfabestias virtuales,no escriben,no leen,no les interesa nada
y se hunden en el paco ( un deshecho de la cocaìna),con GOBERNANTES QUE VISTEN CHANEL Y SE MUEVEN EN MERCEDES Y GANAN 50.000 PESOS SÒLO DE GASTOS DE REPRESENTACIÒN ( un maestro gana 1490,un mèdico igual)
No han comenzado las clases
porque hay paro.Y lo hay desde el 99.
ENTONCES
Cuba apostò a la salud
y a la escuela
con una tiranìa.
dentro de poco esos cerebros la echaràn abajo
y las risas se van a escuchar en todo el mundo.
bravo,entonces
por Wendy por SU Cuba.
Que dentro de 10 años de los de Sierra Morena no quedarà ninguno
y son ESOS jòvenes los dueños de su tierra,Y SE LO MERECEN,PORQUE aguantaron sin negociar.NO TIENEN AUTO NI MÒVIL Y COMEN POR TICKETS
PERO tienen futuro.No sè si nosotros ,mis hijos,los jòvenes que nos van a gobernar dentro de 20 años,podemos decir lo mismo.
te abrazo
como siempre
UNA MARAVILLA LEERTE

Lal0 dijo...

Así es mUcHaCón!!! =D... necesitamos expresar nuestros experimentos infeices y de placer a través de juglares letras, para poder concilir un sustento; ya sea consuetudnario o de respresentaciones de sentimientos. Porque al final de todo, lo hacemos con las lágrimas en la pluma y las orillas de vacío de soledad; todo para poder rescatarnos de la sobra de nostros.

gabriel revelo dijo...

wilmer: se hace lo que se puede. en el caso de éste blog se trata de transmitir un poquito la pasión de aquellas letras que me apasionaron. un saludo a la distancia.

karla: gracias a ti por el comment y la visita. ojalá lo puedas leer pronto.

sol: ¿vendrás a méxico? wooow, si necesitas algo no dejes de buscarme... ojalá mi país te enamore tanto como a mi.

karla preciado: gracias... vuelve cuantas veces quieras, será un honor tenerte por aquí.

mariel: sí, cuba tiene sus ventajas pero también sus injusticias. podríamos enumerar los pros y contras de su regimén y sabes, de cierta forma ambos puntos serían correcto. por eso es tan importante que escritores cubanos como wendy nos narren cuba desde dentro. para que la celebremos, nos duela y la expliquemos. gracias, tu comment ha sido muy valioso.

lalo: no podía estar más de acuerdo contigo. esto de las letras y de retratar la vida como la vemos es una locura de las que jamás se quiere escapar. saludos.

"®oxxxana" dijo...

Coincidencia! Tengo en mis manos un artículo de Wendy Guerra sobre su nuevo libro "nunca fui primera dama". de las pocas cubanas que expresan que nunca quieren dejar su Cuba. Me parece que tiene una carera bastante prometedora, su lectura síq ue te atrapa.

gabriel revelo dijo...

roxxx: ¿dónde se publicó ese articulo?... quiza no quiera salir porque puede hacerlo periodicamente.

topo dijo...

Apenas la semana pasada empecé a releer Todos se van. Han sido varias y diversas mis experiencias con la literatura cubana, pero esta fue de las buenas. Qué bueno que no esté pasando desapercibida Wendy Guerra.

gabriel revelo dijo...

topo: al menos se está hablando mucho de ella... creo que le daré más oportunidad a la literatura cubana.