martes, 10 de marzo de 2009

El primer (y mejor) concierto de mi vida



No podía ser de otra manera pues él siempre, para bien o para mal, será así. Siempre excéntrico hasta el final, siempre dando de qué hablar, siempre sorprendiendo, siempre Michael Jackson… el indiscutible Rey del Pop.

Fue el propio Jackson, quién hace unos días lo anunció en una conferencia de prensa. Después de un exilio voluntario de los escenarios que duró varios años, el autor de Billie Jean volverá con 10 presentaciones en el 02 Arena, estadio londinense con capacidad para 20 mil aficionados. Estos conciertos que prometen ser míticos, se llevarán a cabo a partir del 8 de julio servirán para enmarcar el retiro del cantante. He ahí el doble shock mezclado con la alegría que millones de fans alrededor del mundo sienten y entre los que un servidor se incluye. Regresa el mejor, pero se va, y parece que pasa siempre.

A lo largo de esos 10 conciertos el mismo Michael promete cantar lo que le pidan para después bajar el telón. Imagino lo que serán esos recitales y se me enchina la piel. No es para menos. Aún tengo en mi memoria aquel otoño de 1993 cuando El Dangerous World Tour llegó a México. Fueron 5 llenos pletóricos en el Estadio Azteca de la Ciudad de México, pero de haber sido 10 o 15, el resultado hubiera sido el mismo. Filas de fanáticos pasaban horas enteras para conseguir los ansiados boletos. En los medios, en la calle, en todos lados se respiraba una euforia que pocas veces se ha visto en el DF.



Entonces yo tenía 11 años, más de la mitad de ellos, como seguidor de Jackson. No tengo ni idea de las peripecias por las que mis papás tuvieron que pasar para conseguir esas anheladas entradas que me darían acceso al primer concierto de mi vida y de paso, volver realidad el imposible de ver en vivo a mi ídolo.

La fecha: Domingo 07 de noviembre, 20:00 hrs.

Llegamos unas tres horas antes. Por primera vez en mi vida entraba al colosal Estadio Azteca, que para esa tarde vestía una de sus mejores galas. De a poquito las tribunas comenzaron a poblarse y la adrenalina crecía a cada segundo. La ola hizo su aparición con un público animoso que además, prendían y apagaban sus encendedores al ritmo de las canciones de The Beatles que amenizaban la espera. Pasadas las 8 de la noche las luces se apagaron. Entonces fui consciente de la enormidad del Estadio Azteca y la cantidad de gente que en ese momento albergaba. Desde ese momento todo fue como una avalancha incontrolable. Un fragmento de ‘Carmina Burana’ acompañaba las imágenes de guerra y desolación que se proyectaba en las pantallas. Paulatinamente las escenas fueron cambiando su temática, ahora se mostraban los mejores momentos de algunas de las presentaciones de la Gira de Dangerous alrededor del mundo. De nuevo obscuridad, interrumpida inmediatamente por una ola de explosiones en el escenario. Una lluvia de pirotecnia bañó el escenario. Y entonces de un salto apareció. Vestido de negro y dorado. Con gafas obscuras, inmóvil, como dándole la bienvenida a un escenario que ya estaba rendido a sus pies.






Jam fue la canción que rompió el silencio. Los encendedores rítmicos de nuevo hicieron su aparición acompañados por los gritos ensordecedores de la muchedumbre. No recuerdo lo que pasaba a mi alrededor pues preferí centrarme en lo que sucedía en el escenario. Atesorarlo para siempre. A mi edad algo me decía que aquel instante era único y que pasaría a la historia de los grandes eventos en México. Sería ocioso y medio complicado hablar detalladamente de un concierto que fue pura emoción y que tuvo lugar hace casi 16 años. Tengo, eso sí, muchos pasajes, imágenes momentáneas como la interpretación de Smooth Criminal, el planeta inflable que apareció con la enternecedora interpretación de Heal the World o la prodigiosa transformación de Michael en muerto durante Thriller. Mención aparte merece tener el baile que acompañó la clásica Billie Jean o el que entre canción y canción se dirigiera al público en español con el ya solemne “los quiero mucho”.

Al final son tantas cosas que prefiero dejarlas como una totalidad. Esa noche Michael se despidió volando en un traje espacial. Siempre pensé que volvería a México. El tiempo pasó y la estrella de Michael se fue apagando por cuestiones ajenas al escenario. Sin embargo el cariño hacía ese artista cuyas canciones todavía hoy me emocionan sigue ahí. Ahora que Michael anunció su regreso y retiro quisiera detener el tiempo para que esas presentaciones jamás acaben. Me encantaría ir a Londres y estar presente en la última canción de una leyenda que jamás morirá. No estaré ahí, pero me queda el consuelo de que alguna vez, hace ya mucho tiempo, cumplí mi sueño.

Aquel fue el mejor concierto de mi vida.

9 comentarios:

S٥y DD dijo...

Wow... Es lo máximo ver a tu artista favorito a tan solo unos metros no?... ojala volvieras a cumplir ese sueño, para que fuera un deja-vu ...saluditos!

EL MIGO, EL NERI O ULISES dijo...

DANGEROUS! Í jiiii !!!... moonwalk! wow, yo me mojaba en el Azteca!

zocadiz dijo...

sí, los conciertos son una de las mejores experiencias.
El lunes voy a Radiohead!!!! :)

Jessie dijo...

Caramba, pues, enhorabuena que pudiste ver a tu artista favorito.

Mirá, lo único malo fue, según leo fue el ruido que hacía toda la gente, ya me imagino el desorden que se armó.

Ojalá y el concierto haya durado más tiempo del que hiciste en la fila para entrar. Te digo eso porque una vez que mi papá fue a la Tierra, a una televisora que se llama televisa, que está en un barrio llamado San Angel para entrar a un programa que se llamaba "Otro Rollo", estuvo formado en la fila para entrar desde las 8 de la mañana hasta la hora que iniciaba ese programa, que me parece que era como a las 9 de la noche. Entonces estimo que estuvo formado en la fila como 13 horas, y el programa creo que duraba como 3 horas, ó una, ó 2, no recuerdo bien. Que cansancio, no?

El tema de Michael Jackson que más me ha gustado es el thriller, que bueno que haya incluído ese tema en su repertorio.

Te saludo y me despido

Atentamente:
Jessie

--=Maverick=-- dijo...

a mi tambien me gustan mucho sus rolas, son uno de los pocos aristas que hacen canciones con letra... y no nomas palabras a lo babas, pero desde el dia que me entere que le gustaban de mas los niños dije... "uuuuufff que bueno que no vivo en gringoland" jaja

eda que se parece a uno del planeta de los simios?? xD

bueeeno espero poder ir, me gustaria digo, no alcance a ir a ningun concierto del vale...(nada que ver vdd??) y a este si me gustaria asisitir...

saludos señor!!...

Rogger dijo...

MICHAEL JACKSON. EL INEFABLE REY DEL POP. ÚNICO, ORIGINAL, PLÁSTICO, VERSÁTIL. LO ADMIRO DESDE QUE TENGO 5 AÑITOS. EDAD EN LA QUE COLECCIONÉ UN ÁLBUM DE FOTOS JACKSON.

SALUDOSSS:):)

gabriel revelo dijo...

dd. hazmela buena!!!! de eso pido mi limosna (de unos 30,000 dolares para ir jo jo)

neri: creo que yo lo hice.

zocadiz: que bien!!! disfrutalo porque pinta para ser el concierto del año.

jessie: si el desorden fue lo mejor... ver a tanta gente conectada es lo máximo. lo de otro rollo es normal, así son los programas en vivo. en el caso del concierto la cola fue para conseguir los boletos, ya ese día entramos rapídisimo.

mave: ja ja... sí, que bueno que en nuestra infancia no nos lo topamos. y que lastima lo del vale, igual y en dvd... aunque sea ¿no?

rogger: simplemente es y será siempre el rey... ¡gracias por tu visita!

Xtian dijo...

Aunque básicamente se ha convertido en una caricatura de lo que era y probablemente sale de gira para cubrir sus deudas y salir de la bancarrota... su legado es innegable.

gabriel revelo dijo...

xtian: y que lo digas... su pasado nunca podrá ser opacado. gracias por visitar éste blog.