martes, 16 de septiembre de 2008

3 detalles del puente

Son fiestas patrias en México y la costumbre dicta que nadie debe hacer nada, más si el 15 y 16 de septiembre se encuentran precedidos de un fin de semana y ocurre lo deliciosamente inevitable: hacemos puente. En otras palabras, desde el sábado hasta hoy martes al país entero le dio por andar de fiesta o en el mejor de los casos, no hacer nada. Por supuesto yo hice lo segundo, pero como éste blog simple y sencillamente se niega a que deje pasar este día sin escribir nada en él, pues les dejo estas tres mini entradas:

1. El bello durmiente

Lo siguiente me da tanta pena, que pensé seriamente si escribirlo o no. Pero debido a que hacer el ridículo es parte de mi, me veo obligado a confesar que entre ayer y hoy dormí 15 horas, lo cual no tendría nada de extraordinario si no lo hubiera hecho en plena noche del 15 de septiembre, en la cual todos los mexicanos, mexicanas y coladas no duermen, dan el grito de independencia, comen toneladas de antojitos mexicanos y se embriagan con tequila hasta el amanecer. No se crean, mi intención era hacer todas y cada una de esas cosas pero últimamente el sueño ha hecho estragos en mi. O el trabajo ya me está pasando factura o ya estoy viejito.

Me encerré en mi cuarto a leer el periódico cerca de las 6 de la tarde… después ya no supe más hasta que un mensaje de uno de mis amigos me despertó por ahí de las 3 de la mañana, como vi que ya era muy tarde para cualquier cosa, volví a dormirme hasta las 9 de la mañana. Ni cené nada, ni salí, ni me embriagué, ni vi el Grito de Independencia del Presidente Calderón, ni nada. Hasta el otro día (hoy en la mañana) vi en el noticiero el resumen de lo que fue el acto presidencial, el grito chafisima de López Obrador (que alguien le diga que es un viejo ridículo) y el atentado que se perpetro anoche en la ciudad de Morelia y que dejó ocho muertos y unos cien heridos. Lo del atentado es condenable por dónde se vea… haya sido el narco, el crimen organizado o unos descerebrados, el punto es el mismo: rompen la paz y las victimas es el mismo pueblo; y eso no se vale. De poder le diría a mi México, hoy en cumpleaños número 98 que no se preocupara, que muy pronto se va a curar de esta enfermedad que no sé cuando contrajo y que me duele mucho. Aunque la fe se encuentre tan abrumada por la realidad, de todos modos te quiero con toda el alma país de mi vida. Este blog condena el atentado y pide al cielo por que algún día la paz reine de verdad en esta tierra.

Desayuné el pozole que originalmente era para cenar. Todo eso y mucho más me perdí. Ya sé, soy un looooser.

2. Arráncame la vida

Para quitarme el mal sabor de boca fui al cine y vi “Arráncame la vida”, película mexicana basada en la novela del mismo nombre escrita por Ángeles Mastreta. Contrario a lo que me pasa con las películas basadas en libros que ya leí, a esta no terminé odiándola; es más, por momentos hasta buena me pareció.

La manufactura de la cinta es excelente, no por nada está producción es hasta ahora, la más cara del cine mexicano (aproximadamente 10 millones de dólares). Hay escenas muy bien logradas por medio de paisajes bellísimos de época y tomas de varios sitios representativos de las ciudades de Puebla y México que retratan muy bien el país de los años 30´s del siglo pasado. En cuanto al guión, es bastante fiel a la novela, y aunque (como es natural) se agregan y quitan cosas de la historia original, en general la adaptación es más que aceptable. Si acaso diré que el mayor error es que el personaje de Andrés Ascencio es un desgraciado en la novela y en la película no tanto, vamos, hasta sus ocurrencias hacen reír al público en más de una ocasión. Por lo demás la recomiendo para verla en una tarde lluviosilla, de esas que casi no hay en septiembre.

Como dato cultural y que no tengo por qué contar, leí “Arráncame la vida” hace unos diez años y me gustó mucho y lo leí en tiempo récord debido a que era nuestra tarea en clase de literatura y la niña que en ese entonces me gustaba (por no decir me encantaba) lo leía recargada en mi espalda en las tardes en las que hacíamos el servicio social en el departamento de psicología de la prepa en dónde estudiábamos. Idiotamente pensaba que si no podía ganarme su corazón, al menos podría ganarle a leer el libro más rápido que ella. Al final gané la carrera pero no su corazón.


3. A las cinco en el astoria


También me compre un disco: “A las 5 en el astoria”, la nueva producción del grupo español “La Oreja de Van Gogh” y que marca una nueva etapa en la agrupación al estrenar vocalista. El temor de que la entrada de Leire después de la salida de Amaia le cambiara la esencia al grupo queda disipada con “El Último Vals”, primera canción (que también es el sencillo que actualmente promocionan en la radio) del álbum y que actualmente me tiene como idiota escuchándola una y otra y otra vez. Seguramente les ha pasado que una canción se les pega y que la letra les queda que ni mandada a hacer, pues eso mismo me ocurre con este tema que de pies a cabeza me describe… ¿quieren saber en que anda mi corazón hoy en día?, esta canción se los dirá por mi:

Dale clic aquí

Sin dejar de lado que me enamoré a primera vista de la nueva vocalista, los discos de “La Oreja de Van Gogh” siempre me han gustado tanto por su sonoridad tan peculiar como por las letras tan finas y bien logradas que manejan en cada una de sus canciones. Cada uno de sus discos me ha cautivado y este pinta para no ser la excepción. De hecho, hace unas horas manejaba por la ciudad escuchando el disco y la canción “Jueves” me conmovió como hace mucho no me pasaba. La letra es bellísima y habla de los atentados terroristas en Madrid del 11 de marzo del 2004. Una joya que no pueden dejar de oir:





Y aquí termina esta entrada que habla de todo un poco y a la vez de nada. Si algo no me gustó es haber mencionado la palabra “atentado” dos veces. ¿Cuándo le dará al mundo por ser normal?

2 comentarios:

Xhabyra dijo...

Gracias por el dato de lo nuevo de LOdV, no sabia de el.

Aqui la discografia completa ya no me pertenece, ha pasado a mejores manos y es mi deber conseguirle el nuevo disco.

Saludos

gabriel revelo dijo...

xhabyra: consigueselo, está buenisimo jeje.