jueves, 11 de octubre de 2007

No es lo mismo, Chávez

La última vez que hablé de usted en éste blog,
mi (mal) querido Chávez, terminé asqueado, razón suficiente para preguntarme qué demonios hago de nuevo, escribiendo sobre su desagradable persona.

Si bien mi racionalidad me indica que sus siniestros ojos jamás me leerán, algo me dice que no sería nada raro que, en medio de su característica paranoia por detectar fuentes de pensamiento diferentes a la suya, alguno de sus servicios de inteligencia bolivariana detectara éste escrito, lo cual, ahora que lo pienso, no sería del todo trascendente para alguien como usted, tan acostumbrado a oír que medio mundo (literalmente) de dictador no lo baja.

¿Ya nos podemos hablarnos de tú, Hugo?

Seguramente tienes que ir a grabar una emisión más de tu progama ‘Aló Presidente’, como debe ser agotador hablar más de seis horas de cuentos que ya casi nadie te cree (salvo un viejito incoherente que gobierna Cuba) trataré de ser breve. Te decía Hugo, no era mi intención hablar de ti, y mira que con las barrabasadas que haces y mis ánimos de criticarte tuve que hacer un gran esfuerzo. Sacaste un disco con canciones rancheras (en México estamos que no cabemos de orgullo por prestarle a ‘nuestra música’, esa magistral voz y porte de charro que tienes) y no dije nada. Dizque homenajeaste, cuando en realidad usaste, a la decrepita e ideológicamente confundida escritora, Elena Poniatowska, y tampoco escribí ni dos líneas al respecto. Ya se que te da igual, total, siempre terminas haciendo, como buen niño berrinchudo que eres, lo que se te da la gana.

Entonces ¿por qué provocarme arcadas literarias hablando de ti?. En primer lugar, porque tu ‘nuevo chistecito’ es bastante risible y ejemplifica los niveles a los que la censura enfermiza puede llegar; y en segundo lugar, porque el censurado en cuestión es uno de mis cantantes favoritos.

A Alejandro Sanz tuve la oportunidad de verlo en abril de éste año,
en dos de los conciertos de su gira ‘El Tren de los Momentos’ que ofreció en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México. Intuyó, señor Chávez, que a usted el compositor español no le cae nada bien y que en su vida, se ha detenido a escuchar completo alguno de sus discos. Relájese. Ninguno tiene mensajes en su contra, pero como este post si los tiene, hágame el favor de seguir leyendo, sirve que experimenta un poquito lo que es oír hablar y hablar a alguien de un tema que no le interesa. ¿En qué estábamos?, es que ya ve, se me va el avión cada que empiezo a hablar pestes de usted.

¡Ah ya me acordé!. De su amigo Alejandro Sanz. Pues fíjese que lo considero (a Sanz, no a usted, ni se me haga ilusiones) un artista en toda la extensión de la palabra. Muchas de sus composiciones las considero magistrales, a tal grado de que escuchando ‘al maestro’ he reído, llorado, enamorado, recordado historias de amor, y muchas sensaciones humanas más, que dudo, usted (bueno, tú) hayas vivido. Al fin de eso se trata el arte. En abril, mientras veía al señor Sanz cantar con todo el sentimiento humanamente posible ante miles de personas que como yo, sentían romper su corazón al unísono de frases poéticas, ni por la cabeza me pasaba que usted, loco de poder, censuraría medio año después a Alejandro, impidiéndole cantar en el Poliedro de Caracas.

Hugo, Hugo, Hugo, para dejar en claro tú nivel de idiotez, ¿te parece si recordamos lo que dijo el malvadísimo y enemigo de la democracia bolivariana, Alejandro Sanz y que provocó que su censura en Venezuela?. ¿No?, ni modo, se aguanta y lo lee:

(Sanz en tono jovial)
"Su presidente (Chávez) no me gusta. Tampoco me gustan los de otros sitios, y el mío tampoco (el español José María Aznar) me parece que lo haya hecho bien".

¡¡Y ya!!!!.... Si tomamos en cuenta que esas declaraciones fueron hace más de tres años, concluimos que usted, además de ardido, está demente. En aquel 2004, usted llevó a cabo en Venezuela una dudosa consulta sobre la posibilidad de su reelección y terminó sacando un referéndum en el que según usted, las mayorías en Venezuela lo aman, quieren, veneran y desean sexualmente. Al buen Sanz, que como buen romántico, tiene la cabeza en la luna, se le ocurrió declarar que si tres millones ¿eran más o menos? de personas firmaban para que dejará de cantar, él se retiraría de la música. Según algunos sitios de Internet, dicha cifra ya se alcanzó (yo lo dudo), aunque eso es lo de menos, si usted, a pesar de la inconformidad de su pueblo sigue gobernando, no veo porque un artista no siga cantando.

Los argumentos que dio su gobierno, son los de un necio que no piensa, pero que cree firmemente que tiene la razón: Porque sí. Así de patética fue la declaración de Luis Acuña, ministro de Educación Superior de Venezuela, quien recientemente tomó la administración del Poliedro de Caracas, que remató con el bellísimo comentario de "Los habitantes de este país que respondan: si algún artista viene a Venezuela a despotricar del presidente Chávez, del proyecto bolivariano, si ellos tuvieran en la posición de prestarle el Poliedro para que lo haga, si ellos se lo prestarían o no. El concierto se puede llevar a cabo en Venezuela porque nosotros no tenemos aquí limitaciones de que nadie visite el país, pero revisaremos cada evento que se vaya a realizar en el Poliedro de ahora en adelante. Sería contradictorio que el espacio de una universidad (El Poliedro como parte del Ministerio de Educación Superior) sea utilizado para ensalzar valores contrarios a la educación”.

Pues señor Chávez, si Sanz agotó desde hace meses más de 15,000 entradas para el concierto en Caracas el 1 de Noviembre, quizá su pueblo no este tan enojado con él. Otra cosa, qué casualidad, que la resolución la de dos semanas antes del concierto. ¿Así o más déspota? Además, ¿usted cree que a Alejandro le preocupa?, si acaso él estará interesado en dar los conciertos por sus fans (que no tienen la culpa del tiranazo que los gobierna), pero créame, que si acaso, los preocupados son los empresarios venezolanos que en mala hora, decidieron contratar el espectáculo de Sanz. La censura, al fin y al cabo, es para SU pueblo, que de cualquier modo, con o sin su consentimiento

Me despido, no sin antes decirle que ni Sanz se va a volver más pobre por un concierto no dado, o va a dejar de componer tan magníficamente. No crea, pedazo de idiota, que con esto se le va a dejar de criticar. Yo, no tengo nada en contra de Venezuela, pero a usted y a su ‘proyecto bolivariano’ me los paso por la cola. Y de paso, también a Fidel Castro y su socialismo primitivo, tirano y deshumano. Hugo, espero no volver a escribir de ti.

Y el alma al Aire...

6 comentarios:

topo dijo...

Desahogo... Yo me desafano bien fácil de la política por sufrirla cada día, en carne propia, igual que todos. Me basta sufrir los estragos de las decisiones que toman unos pocos como para encima dedicarle palabras a algo que, considero, carece de valor. Sin embargo, seguro despotricaré en contra de algún idiota el día que atenten contra algo más puro que mi simple existencia. No sé si apoyo tu causa, pero apoyo tu derecho de queja, y tu libertad de expresión. Y esperemos que nadie trate de cohartarla (la tuya ni la nuestra, ni la de nadie más) jamás....

El TITO dijo...

No sabía esta noticia.

Primero, hablando de Hugo, porque de antemano te digo, el respeto se gana y el hablarle de usted a una persona es porque lo merece y Hugo pus como que nomas no. Sigo, te decía que hablando de Hugo estoy totalmente de acuerdo contigo, cuando todo parece indicar que la apertura mediática no permititía que una nación que no fuera la enmurallada corea o la isla cubana, estarían en una dictadura, vemos como Venezuela se está convirtiendo cada vez más en una.

Es sorprendente, indignate como latino y desesperanzador además, la desfachatez, la injusticia y la hipocrecía del gobierno venezolano.Dicen que el que esté libre de pecado tire la primera piedra y podría aplicarse en algunos aspectos de mi México pero no, no a ese nivel, al menos creo que ya habría lanzado algunas bombas molotov por las calles más de uno, entre ellos yo.

De Alejandro hubo un tiempo en que lo seguía bastante, después sus composiciones me parecieron muy forzadas y ahora son contadas las canciones que me emocionan como me llegaron a emocionar alguna vez. De todas hubo dos "Y si hay Dios", me tomó toda una noche la canción y yo y la otra "Aquello que me diste" la cual me hizo llorar.

Cámara Gabo

esmoris lara dijo...

¡Gabriel, que enojo! En tu disgusto con Chávez has salpicado al sueño de Bolivar -el de una latinoamerica unificada-, o la figura de Fidel y su proyecto cubano, por un cantante de moda. Deja que los pueblos decidan o decanten a sus gobernantes. El mundo político es muy extenso y cruel como para ir señalando uno a uno a dictadores explícitos o a los farsantes demócratas. Respeto tu posición pero es un tema tan arduo y tan opinable que exige al menos un ambito mayor para el debate.
Es mi humilde opinión, que no debes tomar como una critica. Sigo creyendo que eres uno de los narradores de mayor nivel en el circuito blogger, aún en estas catársis desbordadas.
Un gran abrazo, mas fuerte que nunca, hermano.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Hijo de puta...y encima dios nos libre que no viva 80 años como el otro igual de Fidel,que encima no se reproduzca o no les deje a un hermanito eternizado...Dios...cuándo pararán?
Pobre nuestra américa.
Abrazo solidario

Jorge Atarama dijo...

Inmiscuido en la ilusión de la inmortalidad bolivariana, su ego va quitando la libertad en Venezuela y aquí en Perú se está metiendo tratando de comprar pobres con el oro de su petroleo atropellando dignidades. No hay mal que dure 100 años ni pueblo que lo resista.

gabriel revelo dijo...

topo: yo también detesto la politica, pero a veces las ganas de hablar sobre ciertos acontecimientos termina ganandome. y sí, que nadie trate de cohartarla.

tito: en méxico también tenemos cola que nos pisen, sobre todo a últimas fechas. toco madera porque nunca lleguemos a esos extremos. también 'si hay Dios' es una de las canciones que más me gustan.

esmoris: jamás salpicaría el sueño de bolivar, pero creo que los tiempos han cambiado. todo mi respeto a bolivar y a su historia, pero a lo que chávez llama 'proyecto bolivariano' está muy alejado de las ideas originales de libertad y por lo tanto, sigo en lo dicho de no guardarle el menor respeto a tan incoherente proyecto. gracias por la critica, que se acepta y cómo siempre, tienes algunos puntos acertados. gracias por la visita.

mariel: ¡¡¡Dios nos libre!!!, lo de Fidel ya me resulta sospechoso... para mi que es un robot.

jorge: espero, y rezo, porque semejante basura no se inmiscuya en Perú.