miércoles, 5 de mayo de 2010

Demasiado respeto, poco ingenio



malo si haces chistes sobre gays – es de mal gusto referirse
sarcásticamente a cualquier religión – no hables mal de las autoridades – nunca
critiques algún lugar – siempre compórtate de forma madura y respetuosa

en fin, mata tu ingenio.

‘Tienes un problema con lo gay, me dijeron hace un par de semanas, en una reunión entre amigos. Fue justo después de hacer un chiste sobre una situación que ya ni recuerdo. Obviamente, ante todos los presentes quedé como un homofóbico, incapaz de mostrar tolerancia hacía las personas con dicha preferencia sexual. ¿Realmente soy así? Creo que no, la simple idea de tener prejuicios racistas de este tipo me produce repugnancia.

Días adelante la situación se repitió de forma un tanto semejante. Primero tuve una discusión sobre lo ‘inadecuado’ de hablar en un medio de comunicación sobre un culto religioso. ¿Y si algún creyente de esta religión se molesta? Posteriormente nació la misma inconformidad con el tema de la prostitución ¿Y si las sexo servidoras se enojan?, ¿O las autoridades que son denunciadas por incompetencia? Hay que hablar con mucho tacto, si no que le pregunten al Papa Benedicto XVI, que ahora es criticado y hasta odiado por el mundo islámico por unos comentarios hechos a la ligera. ¿Debo entonces suponer que a mí, por ende, me odian los gays, los testigos de Jehová, las prostitutas y hasta el gobierno? (más todos los grupos, personas, animales o humanoides que sin querer mencione ‘sin mucho respeto’ en las últimas veinticuatro horas).

Pareciera que de pronto todos estamos un poco más sensibles, y en nombre del respeto preferimos abstenernos de provocar la ira en los demás. ¿Para qué meternos en problemas con el prójimo? Si no me meto con nadie, no quiero que ni me mencionen. ¡Qué bárbaro, los humanos sí que sabemos divertirnos! Por eso creo que hemos sido demasiado injustos con los gallegos, tanto que nos burlamos de ellos en infinidad de chistes, y qué hacen ellos: aguantar heroicamente, sabedores de que tal vez, algún día sean ellos quienes hagan los chistes y comentarios sarcásticos de quienes hoy los satirizan. Bien por ellos. Es más, creo que todos deberíamos aprenderles.

Detestaría vivir en un mundo sin libre expresión o sentido del humor. Yo mismo no me aguantaría sin reírme de mi mismo. Entonces, por qué a últimas fechas todos se ofenden al menor comentario humorístico, por qué estamos perdiendo esa capacidad tan humana de encontrar ‘gracia’ en las situaciones más extremas. ¿Es mejor estar en una fiesta en la que todos bromean, o en un entierro lleno de solemnidad?

Tengo la conciencia tranquila, por lo tanto, esta no es una justificación, pero, ¿acaso no sería más ‘discriminante’ evitar hacer algún chiste sobre los gays, que tratarlos como cualquier otra persona? Si hacen comentarios irónicos sobre los heterosexuales nadie se enoja, al contrario. ¿Qué diferencia tiene la palabra ‘persona blanca’ a ‘persona negra’?.

Ninguna.

El racismo, la intolerancia, la discriminación. Todos estos términos se encuentran en nuestra mente, y nada más. Intentaré seguir hablando de todo. Sí, con responsabilidad, pero también con la desfachatez y tranquilidad que cualquier mortal consideraría justa. Prefiero ser un ingenioso irrespetuoso, a ir por la vida cuidando mis palabras... no se vayan a enojar los diccionarios.

6 comentarios:

Wilmer Avila dijo...

Coincido placenteramente contigo Gabriel. La vida sería aburrida si hay que estar cuidando ser cariñosos y benevolentes. NO todos nos tienen que querer.

Un abrazo Gabriel,

Wilmer Avila
Oreja azul

keiSha dijo...

"El racismo, la intolerancia, la discriminación. Todos estos términos se encuentran en nuestra mente, y nada más."
Nada mas directo q eso.

Saludos.
Un placer leerte... como siempre =D

Jorge Atarama dijo...

Creo que el estrés producto de un sistema de vida agitado nos está quitando el sentido del humor. La vida debe ser una constante celebración donde la risa debe ser barata y el ceño fruncido caro. Sigue divirtiéndote Gabriel que la vida es para disfrutarla y si los demás no quieren hacerlo así pues su problema, saludos desde Lima Perú :D

gabriel revelo dijo...

wilmer: en efecto, ¿por qué es tan díficil aceptar que no a todos podemos caerles bien? un abrazo.

marijo: gracias a ti por siempre volver. me gusta que me leas.

jorge: pues sí, a divertirnos carajo, que pare eso venímos al mundo. un afectuoso saludo desde méxico.

soleil dijo...

es que es muy extenso el problema, por ejemplo cuando lelgue a usa lo primero que me dijeron es que nucna diga "black" a un negro, o enfrente de un negro, que solo ellos se podian llamar asi entre ellos mismos.yo tenia que llamarles afroamericanos.si es que los afroamericanos lo toman en modo ofensivo aunque uno no tenga intencion de ello... que hacer?

jamas he sido racista, y la sangre me hierve ante un comentario o aptitud racista, ahora, no saber diferenciar entre broma u opinion ya es otro caso. Trato de no molestarme tan a la ligera, pero de que aveces no me vaya a dar risa un chiste, pues no...

contra los gays, pues tampoco tengo ningun problema, las cosas como son, no creo que nadie quiera que se le llame o nobmre diferente, porque con nombres o terminos estamos creando la diferencia, hay que mantenernos cool al respecto :)

gabriel revelo dijo...

soleil: supongo que todo depende del enfoque que le demos a nuestros comentarios. lamentablemente en temas así siempre habrá diferentes opiniones y puntos de vista. me gustó tu forma de pensar =).