domingo, 16 de mayo de 2010

Camino


En la sala del cine varias veces me pregunté ¿De qué
está hecha esta película, que al verla por momentos tengo la impresión de odiar
a Dios? Después vinieron las lágrimas, el dolor en el corazón y días después,
una tristeza reflexiva que no me abandona.

La semana pasada fui a ver ‘Camino’, cinta escrita y dirigida por el cineasta español Javier Fesser. A pesar de que en diversos medios había leído información acerca de ella, no estaba preparado para la brutal descarga de emociones que se vertieron sobre mí en las más de dos horas que duró la película.

No es fácil adentrarse en una trama así, llena de recovecos. La historia trata sobre Camino, una niña que a sus 11 años, que, además de luchar con el desgaste de una feroz enfermedad terminal, tiene que lidiar con lo complicado que resulta enamorarse por primera vez. Todo en medio de un ambiente familiar en apariencia estable, y muy cercano a la congregación religiosa del Opus Dei. Para gran parte de quienes la rodean, Camino, carismática y dueña de una fe inusual para su edad, muestra tal entereza al dolor, que están convencidos que aquella pequeña aspira a la santidad.
Al hablar de religión, ‘Camino’, es inevitable que las ideas religiosas del espectador se confronten con el punto de vista del cineasta. Es aquí donde cada quien saca sus propias conclusiones y dónde nuestro entendimiento comienza a flaquear. En mi caso, sé que en todo momento debe separarse a Dios y a la Iglesia, y que dentro de ella, hay gente buena, mala y obviamente, demasiado fanática. A final de cuentas, lo malo no es creer en algo, sino alterar la realidad para justificar nuestra ideología y de paso, afectar quienes nos rodean. Decir que el sufrimiento se le puede ofrendar a Dios y aceptarlo porque ‘es su voluntad’ me resulta una idea idiota. Particularmente, al Opus Dei (corriente que argumenta, todos podemos ser santos en nuestra vida cotidiana) se le crítica por fomentar tradicionalismo inflexible, y que en numerosos ocasiones ha sido cuestionado sin que se obtenga una respuesta por parte del mundo católico.

‘Camino’ está basada en la vida de la niña Alexia González Barros, quien falleció en 1985 y que actualmente está en proceso de beatificación. La versión cinematográfica y la dada por algunos familiares de Alexia y el Opus Dei español son diametralmente opuestas. Inclusive, en su sitio web, los amigos de Alexia han subido información, videos y fotos con el fin de que los fieles no se dejen llevar por lo que vean en la pantalla grande. Bajo ese halo de misterio, ver ‘Camino’ y después indagar sobre la vida de Alexia ha contribuido a que mi desconcierto moral aumente. Estoy ante una niña que murió después de un gran sufrimiento, que vivió cercana a la religión y que está en proceso de ser santa. ¿Realmente está inocente estaba llamada a los altares celestiales, o simplemente fue una chica normal, con carisma y fe, pero normal, en las garras de casualidades y de un gastado sistema eclesiástico como lo es el Opus Dei? Algo hay de místico, sagrado, cruel, amoroso e inquietante en esta historia. La única verdad es que no se puede pasar de largo sin que nos provoque reacción alguna.

Hablando estrictamente de la película, esta es una fascinación, un deleite. Se sufre pero a la vez se disfruta. No basta que se cuente un suceso ya por si mismo envolvente, sino que visualmente cuenta con momentos bellamente logrados. También se tienen momentos humorísticos y románticos, y con esa premisa me quedó. Después de llevarnos al límite emocional, ‘Camino’ en su esencia nos regala una historia de amor puro, inocente, fresco. Detrás de cualquier fanatismo, de cualquier religión, de cualquier religión, están las ganas de amar y ser feliz. Por más camas de hospital, crucifijos o conceptos retrógrados, siempre habrá un jardín de flores rojas para abrazarnos al verdadero Dios de esta tierra: el amor.

‘Camino’ se exhibe actualmente en México y quizá no duré mucho. No la pueden dejar pasar, aunque no es facíl de digerir en verdad les pido que la vean en cine o la consigan en DVD. Después de verla tendrán un montón de dudas, pero también unas ganas incontenibles de vivir.



5 comentarios:

Rodrigo Contreras dijo...

Gracias, checaré la cartelera y te daré mi opinión. Saludos!

soleil dijo...

ya me dio ganas de verla!!! tonces... es una pelicula española, verdad? humm... a ver como la consigo, en verdad me llamo la atencion, hablando de atencion, estoy de vacaciones, y toy buscando buenas pelis pa ver,e sas que te mueven el alma! me encantarian tus recomendaciones (si el titulo es en ingles mejor, para conseguirlas mas facil)

gracias!

gabriel revelo dijo...

rodrigo: me cuentas qué te pareció.

soleil: sí, es española. en españa ya la venden en dvd. ¿buenas películas?, checa las que menciono en mi toppic 'peliculas', más de una te gustará.

keiSha dijo...

Pues al parecer la familia y amigos de Alexia estan totalmente inconformes con esta película. No dudo que sea buena, pero cuando un director se toma la molestia de hacer caso omiso de una petición en cuanto a hechos reales se refiere, la verdad es que me quita mucho el apetito de disfrutar de la obra.
Igual y si me la topo por ahí le echo un ojo jeje

Saludos!

gabriel revelo dijo...

keisha: ve la película y olvidate de alexa (por un momento)... como tal, la cinta es una maravilla. compara ambas versiones y saca tus conclusiones, pero en serio, no la dejes ir.