viernes, 29 de febrero de 2008

La próxima vez que sea hoy

La última vez que fue hoy aun iba en la universidad. No me gustan las comparaciones pero aquellos fueron de los tiempos más felices de mi vida. Comenzaba a enamorarme de verdad, todos los días eran una aventura a lado de quién por largo tiempo se convertiría en mi adoración. No había un segundo del día en el que el amor y las ganas de vivir cosas nuevas inundarán la atmósfera de adrenalina. El tiempo podría pasar y siempre había algo que hacer, alguien a quién llamar. No tenía blog pero ya soñaba con algún método de hacer que mis palabras llegarán a más personas.

Aquella última vez el escudo del Atlante sólo tenía dos estrellas. Ana Guevara entusiasmaba a un país que soñaba con una medalla en los Juegos Olímpicos de Atenas. El presidente era otro, el Papa era otro, yo era otro (quizá más inconsciente de la vida y por ello mismo, un poco más feliz). Hablar de esa época es recordar un par de canciones que me siguen doliendo. Quién diga que cuatro años no son nada es porque no le han roto el corazón.

La próxima vez que sea hoy deseo con todo el corazón que finalmente mis tardes se pinten de amor y que está necedad de escribir sea algo más tangible. Tener un mejor trabajo, o mejor aun, que me paguen por lo que me gusta y sonreír más, pues aunque ahora lo hago sé que podría permitirme hacerlo más seguido. Para el siguiente 29 de febrero me gustaría haber vivido, cosas buenas, cosas malas, pero haber vivido. Haber conocido un par de aquellas hermosas ciudades del mundo, y por supuesto, un poquito más de mi país. Haber madurado lo suficiente pero nunca lo demasiado como para dejar de ser niño. Conservar a la gente que quiero a mi lado y procurar su bienestar.

¿Estará la literatura presente en mi vida?

No me imagino casado todavía, pero si a lado de la mujer de mi vida. Cuando ese día llegue espero haber borrado los fantasmas que las historias amorosas dejan tras de si. Que éste blog siga existiendo para poder seguir encontrando respuestas en el complicado mapa de mi mismo. Tener la costumbre de cuidar más mi salud y hablar un poco más con Dios y con mi Ángel de la Guarda favorito...

... y que las cosas buenas, que son las más, sigan por muchos 29’s de febrero más.

8 comentarios:

Alviseni dijo...

cuando se es joven, como tú y yo, es divertido saber lo que nos depara el futuro. pero me las doy de sabio y no me gusta ser pretensioso.

definitivamente también quiero saber si mi blog existirá dentro del próximo año bisiesto.

me hiciste pensar un poco seriamente, maldición.

hasta el próximo blog, bloggero revelo.

Vit M.D dijo...

Letras muy lindas.

Lo de "Quién diga que cuatro años no son nada es porque no le han roto el corazón" me encantó. Muy cierto.

Saludos =)

Vit M.D dijo...

Ah, olvidaba, jeje. Mi blog es igual al tuyo!, me reiero a la máscara, el diseño, los colores, esas cosas. Jaja

Nuestros blog's son hermanos entonces. Que Alviseni sea el padrino, jaja.

Saludos, nuevamente.

Ross dijo...

haa... quien sabe que depara el futuro...

abrazos ...

nos segimos leyendo !!!

Ross dijo...

hay.... eres un guapo!! me has puesto en tus recomendados... oeri no entra la liga... le falta una letrita ..

besos.. y gracias!11

am dijo...

Ojalá se cumpla todo eso que propones para el futuro, seguro que sí.

Saludos!

Anónimo dijo...

La próxima vez que sea hoy deseo con todo el corazon que mis tardes las pintes de amor...

gabriel revelo dijo...

alvi: pues ya ni tan jóvenes ja ja, pero mientras haya planes a futuro y nuevos proyectos, podrán pasar diez mil años y la ilusión seguirá intacta.

vit: que sea el padrino y que los financie. uno de estos días prometo darme una vuelta por tu blog. por lo pronto, ¡gracias por tu visita!

ross: la guapa eres tú, como siempre. ah, y ahora mismo arreglo la liga, gracias por avisarme.

am: lo mismo para ti, pero multiplicado a la novena potencia.