martes, 12 de febrero de 2008

Ridículo

En parte escribo para explicarme de una manera coherente y comprender un poquito más lo contradictorio que soy. Encontrar al que en realidad soy, y no al que aparento, extraviado en algún renglón o frase ingeniosa. La verdad mucho, o casi todo aquello que me atrevo a redactar obedece a sentimientos que de tan intensos no puedo contener dentro de mi.

Quisiera dibujarme con letras y conocerme por primera vez en mi vida. Escucharme, decirme qué es lo que quiero y por qué lo quiero. Comienza a dar miedo eso de vivir en función de algo que no conozco a bien y que sin embargo, dicen, está en todos lados, hasta en éste blog. Nunca se me había ocurrido clasificarlo, pero si tuviera que definir cuál es el tema central de éste espacio, sin titubeos diría que es el amor. No tendría que recorrer mucho mis escritos para comprobar que efectivamente, el amor está presente en la mayoría de cuentos, versos y anécdotas que narro. Sin haber sido nada planeado, de improviso, caigo en la cuenta de que al amor lo doy más importancia de la que por salud mental debería.

¿Qué hacer cuando después de un largo periodo de no amar, el corazón decide que ya es hora de volver a palpitar, y sin pedir permiso ni avisarnos, enfila sus filas hacía un nuevo objetivo?... Supongo que dejarse llevar por la corriente, pues al fin y al cabo, cualquier intento de oponer resistencia terminará resultando inútil. Voy a la deriva de una corriente que amenaza más con estrellarme violentamente contra las rocas, que con llevarme a puerto seguro.

No fue mi intención fijarme en ti, pero fue inevitable. Tu original belleza, esa forma única de pensar que te hace ir a mil por hora, además de todo el carisma que derrochas con cada movimiento debieron bastarme para caer en la cuenta de que mirarte sería mi condena. De a poco me las he ido ingeniado para vivir diariamente sin que te conviertas aun en una obsesión, pero el peligro está ahí y es cada vez más latente. Lo malo es que me conozco y sé que tarde o temprano (más la segunda que la primera) voy a terminar enamorándome de ti. Y yo cuando amo, lo hago con una intensidad que no es normal.

No sé de dónde saqué el valor para comenzar a hablarte, pedirte tu número, decirte algún piropo o invitarte a salir. Ni aun caminando con ella por el barrio de Coyoacán me la creía. Veíamos artesanías mientras el ingenuo de mi intentaba comprender el mundo que me describías con esa emoción que sólo tú le sabes imprimir a las palabras. Son ya un par de meses que llevó peleándome conmigo y con él mundo con tal de no abandonar ese improbable camino que podría llevarme a tu corazón que de manera cruel pero hipnótica se escabulle como agua por mis pies.

Buscar menajes en tu comportamiento. Hundirme en depresión cuando eres indiferente y parece como si para ti no existiera o volverme loco de alegría e ilusión cuando llegas a sonreírme, a mandarme algún mensaje o pronuncias-escribes mi nombre. Querer verte y saber que las veces que tengo oportunidad de hacerlo son contadas. ¿Qué hago detrás de ti si rara vez me das señales de querer enfrentar la vida a mi lado?, ¿Cómo se le hace cuando al universo no se le dio la gana de fabricar una historia de amor en el que tu vida y la mía se alineen de forma paralela?... Quizá hice demasiado por conquistarte o por el contrario, mi error está en querer abandonar la batalla demasiado pronto. O simplemente nunca vas a enamorarte de mi, mientras que yo voy directo y en tren bala a caer en el abismo de quererte. Eso sería, literalmente, morir por ti. (como si de todos modos, no lo hiciera ya). Mi duda es si debo saltar del tren, ahora que todavía estoy a tiempo de salvarme.

No debería, pero mi vida, fuera de lo anterior, poco me importa. Quién sabe por qué siempre he de terminar haciendo el ridículo en cuestiones del corazón. Ridículo cuando pienso en ella, ridículo cuando pase una tarde entera esperando que aceptara alguna invitación de la que solo obtuve como respuesta silencio. Ridículo por buscar cada noche la forma más bonita de mandarle mensajes. Ridículo por saber que quizá en su vida haya alguien más, que si logra seducir su entendimiento y que además, no se la pasa haciendo tonterías y niñerías. Ridículo por escribir esto pero carecer del valor para decírselo en su cara. Ridículo por no ser siempre tan respetuoso y correcto, en lugar de más osado. Ridículo por creer que basta con ser buena persona para que el amor toque a mi puerta. Ridículo por creer que en esta historia las cosas van a ser como en una comedia romántica. Ridículo y mil veces más ridículo por que tenerle miedo al día de San Valentín sólo por que no lo pasará conmigo.

La otra noche decidí dejar de buscarla y seguir mi vida como si nada. Tres horas después me dije que se tiene que luchar por las cosas que valen la pena. Ahora no sé. Hacer o no hacer el ridículo, esa es la cuestión.

8 comentarios:

Alviseni dijo...

de dónde sacas tus imágenes, siempre tan atinadas! pues si: ya mañana es 14 y veremos si tu cerebro le ganó al corazón o viciversa.

suerte ;)

drneon dijo...

Amigo Revelo, la diferencia entre elque de verdad y eres y el que aparentas es que por lo regular "el que eres" no es tan cool como quisieras, pero es mucho mas neta que la mayoría de las personas.

Y de lso ridículos y el amor, solo puedo recordar al maestro Fernando Pessoa hablando de las cartas de amor.

"La cartas de amor, son naturalmente ridículas.

Pero más ridículo es, quien en su momento, jamás escribió una carta de amor rídicula".

ubbyta dijo...

He leido cada una de tus publicaciones...
te admiro de verdad!!
La forma en que te expresas
la forma en que escribes!!
saludos =)
sigue asi =D

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Para mí no es así
desgraciado de aquel que nunca haya sentido el amor quemante
obseso
que te deja sin aliento
y vivirlo YA vale la pena
Además

si no siente lo mismo..si pronto no se sonroja de sólo mirarte
es que no es
amigo
pero
por otro lado
sabés que escribiendo son
TAN
coherente?
tenés como algo que descalifica lo que sentís,cuando deberías sentirte casi único en tu especie
Quedan pocos hombres capaces de amar a full
Se puede amar part time?

gabriel revelo dijo...

alvi: la gran mayoría las saco de internet, aunque suelo mucho tardarme en encontrar lo que quiero. total que el 14 pasó sin que aconteciera algo trascendente... por lo menos sobreviví ja ja.

neón:que razón tiene Pessoa, y también tú... yo siempre quisiera ser más 'cool' de lo que comunmente soy. creo que no me llevo muy bien conmigo mismo.

ubbyta: muchas gracias por leerme y por tu comentario, espero que lo que escriba en un futuro esté a la altura de lo que esperas y del tiempo que inviertes en visitar este blog.

mariel: como siempre, un universo de agradecimientos por tus comentarios. creo que siempre he amado a full, es mucho más intenso y memorable, pero también suele doler más... como sea, la vida siempre es mejor así.

lunanueva dijo...

Bueno si te gustara tu trabajo, si te apasionara lo que haces estaria contenta por ti, y diria q el sueldo no importa, yo travaje 4 años en un lugar q me encantaba tooodo, era feliz, con un horariode muerte y un sueldo bastante deprimente pero era feliz.

El amor, el amor, el amor, todas esas sencaciones que tienes , la indertidumbre y demas emociones padres, inciertas y desconcertantes que te da el enamoramiento las hemos vivido , solo te aconsejes que no te apreusres , ni trates de adivinar, las cosas se dara cuando deban de ser y si es que deben de ocurri, tu solo disfrutalo.

Anónimo dijo...

ENAMORARSE ES DE POR SI RIDÍCULO... AMAR Y ENAMORARSE NO ES LO MISMO, ENAMORARSE ES IMAGINAR, ENALTECER, DIBUJAR A UNA PERSONA QUE DE POR SI NOS GUSTA, LA CONVERTIMOS EN ALGO MÀS ESPECIAL DE LO QUE YA ES... POR LO TANTO NO ES RIDÍCULO??? PERO AÚN SABIENDO ESO SEGUIMOS AHÍ ATRÁS DE DE ESE SER QUE LE DA MOTIVACIÓN A NUESTROS DÍAS, PERO IGUAL PUEDE HACER QUE SE CONVIERTAN EN EL PEOR Y `MÁS TRISTE, ES RIDÍCULO COMO PERMITIMOS QUE UNA SONRISA DE LUZ Y LA INDIFERENCIA NOS DEJE A OBSCURAS... EN FIN AMIGUITO SI TE CONSUELA NO ERES EL ÚNICO . XIMENA

gabriel revelo dijo...

luna: yo quiero un trabajo así je je. tampoco busco el dinero. y el amor es tan complicado que ya no sé ni que esperar de él.

xime: creo que sufrimos por cosas semejantes xime... ellos se lo pierden (por el momento)