lunes, 6 de agosto de 2007

Adiós soltería

- Deberías conseguirte novia.

Llevaba ya un buen tiempo escuchando la misma cantaleta. Sin hacer mucho caso, siempre decía ‘luego’, ‘ahorita no me importa’, ‘tengo la mente en otro lado’, ‘ya llegará alguien’. Para ser honestos, el no tener una pareja estable era algo que me importaba, pero no al grado de ser una obsesión.

Lamentablemente para mi tranquilidad, desde hace un par de días el asunto de la búsqueda de pareja me da vueltas en la cabeza. Cuando el ‘deberías conseguir novia’ viene de parte de tus mejores amigos, algo no anda bien. Una cosa es cargar uno con sus propios complejos y otra, que la gente que más quieres se de cuenta, atinadamente, de tus carencias. Quizá fue la seriedad que adoptaron al hablar conmigo o lo inesperado de la conversación, pero lo cierto es que tocaron un tema que incluso para mi mismo había permanecido ‘vetado’.

Dicen que la verdad duele, sobre todo cuando está grita a voces que dejemos de engañarnos. Por eso tendemos a bloquear aquellas dolencias que sabemos de importancia urgente, pues sumergirnos en nuestras propias tinieblas da miedo no por encontrarnos con sentimientos desconocidos, sino por el temor de toparnos con una verdad de lo que desde hace tiempo negamos. Y ahí, después de hurgar en lo más hondo de mis pensamientos me descubrí sólo y con un pavor a enamorarme de nuevo.

Siempre he sido complicado. Me cuesta mucho enamorarme ‘en serio’ de alguien, lo malo es que una vez que esto ocurre, me cuesta mucho sudor y sangre olvidarme de un amor. Por eso, después de muchas decepciones y algunos, pero inolvidables, momentos de amor, podría decir que mi vida romántica se resume en la palabra ‘olvidar’. Casi siempre tengo que estar resignado y aceptar que el desamor va ganando el partido y por goleada.

Me han dicho que a mis veinticinco me estoy perdiendo lo mejor de la vida. Tienen razón. Me encantaría volver a sentir esas vibraciones lombricientas en la panza debido a la proximidad de la otra persona. Sentir nervios ante la inminencia de un beso o las potentes descargas eléctricas que provoca el tímido roce de dos manos que se buscan. No se trata, como yo decía antes, de bastar con ya haberlo vivido en alguna ocasión; sino de buscar la repetición de una droga que se me antoja indispensable para ser humano.

También es cierto que a ultimas fechas he desarrollado una especie de afección por el amor, tanto que suelo burlarme de él cada que puedo. No soporto estar en sitios en los que las demostraciones de amor son una constante. Parques llenos de parejitas románticas, salas de cine o restaurantes elegantes. Me da tiña, sarna y herpes genital el presenciar tales espectáculos. Dirán que es envidia pero yo, como buen necio masoquista que soy lo negaré.

¿Alguien lleva la cuenta de todas las veces que me he contradicho en los párrafos anteriores?. Por un lado casi todo lo que escribo tiene que ver con el amor. Si hay un ser que nació para el romance soy yo. Alguna vez una amiga dijo que mi problema es siempre ‘estar enamorado del amor’. Pero también le huyo. He dejado pasar las ultimas oportunidades que he tenido de amar bajo excusas tontas que ni yo entiendo. Amo mi tiempo libre y la libertad que tengo de literalmente hacer lo que se me da la gana, pero al final del día, eso no sirve de nada si no tienes a alguien con quien compartir tus triunfos y fracasos, tus aciertos, tu vida.

Lo cierto es que ya me cansé de estar esperando a que una mujer se digne a quererme, viviendo en un mundo habitado por millones de ellas. Así que si ustedes me lo permiten, me declaro una persona ‘más fácil que ayer’. Si en un principio pedía y añoraba con todas mis fuerzas que el amor verdadero llegara a mi vida y me hiciera flotar, hoy sólo pido que llegue ‘alguien’. Una mujer que venga y me saque de la soledad. No importa si me quiere o no. A ese nivel patético he descendido.

Ahora lo que me importa es vivir y dejar de recordar. Por eso, estimados lectores, les informo que me casaré en noviembre del 2008. Todavía no sé con quién o dónde, pero de que ese día uno mi existencia a la de alguien más, denlo por hecho. ¿Es una idiotez?, completamente, pero qué le va uno a hacer.

No seré yo del todo, pero a partir de ya comienzo mi búsqueda de novia, amante, free o lo que llegue primero. No acostumbro a hacerlo ni tengo practica en eso de ser un ‘conquistador’, pero nunca es tarde para empezar. Saldré a un café, a caminar o a alguna librería con la firme intención de que mi mirada se cruce con otra. Voy a meterme en muchos problemas, dejarme seducir hasta por el aire y hacer lo posible por caer contagiado de esa enfermedad llamada amor que en tres ocasiones casi me mata.

Pensé que escribir este post me llenaría de la confianza necesaria para salir a buscar el amor y no esperar a que éste me encuentre. Quería escribir algo divertido y no me salió. Al contrario. Sólo hay una cosa cierta: estoy en crisis.

¡Al diablo!, voy a buscar el amor por todos lados. Puede que las cosas salgan bien o mal, pero por lo menos viviré nuevas a aventuras, mismas que por cierto, relataré aquí. Así que no se despeguen de éste blog. Se va a poner bueno.

9 comentarios:

Rorró dijo...

Podría decirte mil cosas, que si el amor es increible que si la manga del muerto y los perros sarnosos.

Pero mejor te digo arriésgate y mucha mucha suerte y buenas vibras en tu búsqieda señor contradicciones.

Gracias por todos tus comentarios, se aprecian de verdad.

La Concharra dijo...

Mi querido Gabo, ahora si me dejaste estupefacta…No, no y no es así la manera en como vas a encuentra el amor. Yo sé que lo encontrarás, pero tienen que ser alguien especial, no “la que sea”, porque entonces hallarás otra cosa, un híbrido que te hará mucho daño y que te retardará t encuentro con el amor. Sé también que nadie aprende y experimenta en cabeza ajena, así que adelante, pero ojo: veo en ti una gran necesidad por encontrar a una mujer y eso, la necesidad, nunca debe ser tu motivación… Y por otro lado, estás en la edad en que los amigos y la familia ejercen sobre ti presión para que le entres al aro, para que seas como ellos, Oh si, yo pasé por eso. Pero la decisión es tuya. Resiste camarada. Lo realmente importante es que tú te sientas bien contigo mismo y seas feliz…
Así que piénsalo dos veces antes de aceptar “a la que sea”….Imagínate que mujer sería la que acepte a un hombre que quiere a la mujer “que sea”… Nel, usted se merece lo mejor, esfuércese por ello.

Pamela dijo...

escribiendo como escribes...hasta le da auna ingresar a tu lista de ataque jajajaa

un beso

drneon dijo...

Pues mucha suerte mi querido Gabo... si pudiera darte 3 consejos que te ayudaran en tu empresa, te compartiría las 3 unicas cosas que les he aprendido a mis amigos con respecto a este tema:

1) Las viejas destruyen, si no las controlas no las consumas.

2) Tu nomás recuerda que ellas te eligen y no al revés.

3) Con las viejas tienes que aplicar la primera regla del publicista: "No importa lo que digas, sino como lo diga".

Un abrazo
Suerte!

gabriel revelo dijo...

ay pam... si no hubiera distancia.

Gonzalo Del Rosario dijo...

Y con Pamelita . . . uyyy ¿has visto su hi5? . . .

Sin vainas escribes bien chévere y si encuentras a una flaca que le gusten tus escritos . . . enhorabuena . . . y que esté bien buena . . .

Jorge Atarama dijo...

En esto de casamiento, tengo un poquito de experiencia, pues llevo 10 u 11 años de casado y podría decir que feliz. Pero noto en ti cierto idealismo y búsqueda de la perfección, por ejemplo esto de llegar a casa y compartir las cosas del día, la mayoría de veces llego y la encuentro durmiendo y si me pongo cariñoso-fogozo me dice "no molestes, no tengo ganas", pero Dios cuando tiene las ganas me siento en el paraíso. Por ello entiendo que a partir de ahora no vas a ser perfeccionista, y eso me parece bueno, una cosa es muy pero muy importante en el matrimonio, la vocación de servicio. El egoísmo es el peor consejero, así que a ser empático y suerte en tu búsqueda. Aunque suerte ya la tienes por lo que puedo leer en el comentario de Pamela.

roberto dijo...

hasta en los consejos d eamor

mi madre acertò: " cuanto dejes de buscar , pronto lo encontràs"

giovanna dijo...

bien por ti porque enamorarse es lo màs saludable y re deli