lunes, 7 de mayo de 2012

Huérfano electoral


Este post es una traición a mí mismo. A diferencia de lo que hice hace seis años, cuando en mi blog continuamente toqué el tema de las elecciones presidenciales, en esta ocasión quise alejar lo más que pudiera este espacio virtual de la política electorera. Me costó trabajo y al final no pude. Sin embargo, a diferencia de ese entonces las cosas son diametralmente distintas.

Hace seis años tenía muy claro por quién votaría desde meses antes de la elección. Tan seguro estaba de mi decisión, que incluso dediqué varios post de mi blog para mostrar mi apoyo a Calderón, y cada que podía hablaba mal de López Obrador. Erróneamente estaba seguro que el tabasqueño representaba un peligro para México y que su victoria en las urnas electorales representaría una catástrofe nacional.

Seis años después no estoy nada seguro de por quién votar. Si bien la gestión de Felipe Calderón como presidente de la república me ha parecido aceptable, y apruebo la lucha frontal y valiente que emprendió en contra del narco y el crimen organizado, no me imagino votando nuevamente por el Partido Acción Nacional; precisamente por su candidata.

Si me hubieran preguntado hace tres meses sin duda les hubiera contestado que votaría por Josefina Vázquez Mota. Hoy les puedo decir que esta mujer me parece desangelada, gris, sin la suficiente entereza para sacar a México adelante. No tiene nada que ver el género, al contrario, en algún momento me encantaría que hubiera una presidenta en México, pero a ella no la siento  ni la creo capaz.

Después de analizar propuestas hace unas semanas había decidido votar por Andrés Manuel López Obrador. Yo mismo me sorprendí de haber llegado a esa conclusión. Reconocí un cambio en el tabasqueño con respecto a las pasadas elecciones y reconocí que algunas de sus propuestas e ideologías eran validas. Además, prefería que el ganara la presidencia a que lo hiciera Enrique Peña Nieto, pues considero que el regreso del Partido Revolucionario Institucional al poder sería un grave retroceso para el país.  

Votaría pues, por quién consideraba la opción ‘menos peor’. Sin estar plenamente de acuerdo con los seguidores o con varios preceptos del candidato de las izquierdas. Sin embargo, el debate de anoche me complicó las cosas. Volví a ver al mismo López Obrador de hace 6 años. Muchas acusaciones, muchas teorías de la conspiración pero casi ni una propuesta. Muchas ideas pero pocos cómo. Me volvió a dar la impresión de que en su mundo, quien no está con él o apoya su causa está mal, y es parte de la maquinaria del mal que controla al PAN y al PRI.

Y entonces quedé huérfano electoralmente hablando. Si las elecciones fueran hoy no votaría por nadie. Con todo y que siempre he criticado anular el voto de momento no tengo claro que hacer con este derecho.

La participación de Gabriel Quadri en el debate me pareció acertada y podríamos decir que el ganó en el ejercicio democrático de ayer en la noche, pero me freno en seco sólo de pensar que votar por él es darle la oportunidad a Elba Esther Gordillo de seguir al frente de un partido político, y por consiguiente, otorgarle más poder.

Votar por el PAN para que continúe con el acertado trabajo que en mi opinión ha llevado Felipe Calderón sería la opción por la que más me inclinaría, pero Josefina, su estilo acartonado y poco carácter me hacen dudar demasiado. Por si fuera poco el tono y forma que usa en sus discursos me resulta más desagradable que una patada en los testículos.

Y ni drogado votaría por Peña Nieto. Sería volver al caciquismo de antaño, volver a prácticas obscuras e incluso pactar con el narco. A mi ese dato de que los estados priistas son los que tienen los niveles más altos de delincuencia me aterra.

Así las cosas. Sé que miles de mexicanos comparten este sentimiento. Quedan menos de dos meses para que su servidor vaya y vote. Sólo por ser mis amigos les confieso que no tengo ni la menor idea de por quién votaré ese día. 

3 comentarios:

AlmaCantarA (A.C.A) dijo...

Tendrás que votar... porque si no votas en automático tu voto anulado beneficiará a EPN o Chespina... Trata de hacer el cambio no anulando y darte lugar como ciudadano de razonar tu voto por el que menos tiene las manos sucias o manchadas de sangre... Terror, Narco, Atenco, Acteal....Respira y saca la voz!!

Ale ;) dijo...

Estoy igual que tu Gabriel. Hace seis años no vote por calderón, vote por patricia mercado, porque era una mujer que me inspiraba y que si la sentía como alguien que iba a traer un cambio, pero ahora que la josefina se aproveche diciendo "porque soy mujer", eso no me dice nada, se siente que busca cualquier cosa para convencernos y los demás candidatos ni hablamos.

Se que si anulo el voto le doy paso a que quede cualquiera de presidente, pero sabias que el porcentaje de votos nulos es el % económico que queda para la apertura de nuevos partidos políticos y no estar siempre con los mismos.
La verdad que no tengo ni idea de que hacer con mi voto, sigo sin encontrar al menos peor de los candidatos

gabriel revelo dijo...

Paquito: Gracias, tomaré en cuenta tus comentarios... de lo único que estoy seguro (por ahora), es de no votar por el PRI. Aun tengo unas semanas para decidirme. Saludos!!!

Ale: Esperemos que el tiempo que falta nos ayude a tomar una decisión acertada. No está fácil, o más bien, qué triste no encontrar la opción adecuada. Pero eso sí, creo que anular el voto beneficia a Peña Nieto. Un abrazo.