lunes, 22 de marzo de 2010

Sombrerero Loco


Estrafalario. Medio loco y distraído, nunca he sido de otra manera y no creo que a mi edad pueda cambiar. Para bien o para mal, me gusta ser así, diferente. Me importa un comino que el resto del mundo no entienda mis excentricidades. Para mi ‘locos’ son los demás. A mí ‘ser como soy’ me salva de la cruel realidad que envuelve el mundo y me garantiza cierta justificación para cualquiera de mis acciones. Mi sonrisa, sin embargo, es una barrera. Falsa alegría que esconde mi latente melancolía, y además, evita que por mi vulnerabilidad me hagan daño. Si te fijas bien, mis ojos son tristes. Pareciera que la vida me va ligera en medio de la demencia que impera mi mundo. La seriedad no va en mi rostro, pero combina perfecto con mi corazón… puedo ser distraído y un tanto atolondrado, jurarías que nada me preocupa, y ese es el problema. Que precisamente tú creas que el amor ni siquiera se asoma en mis listas de prioridades cuando, aunque no lo creas, es mi motor de vida. Me consideras tu amigo y protector, un ángel que el destino puso en tu camino para hacerte reír en las horas difíciles; para mi desgracia no soy un guerrero ni tengo el coeficiente de un genio; ser medio torpe y atolondrado me limita a no poder regalarte nada que no sean sonrisas. Me cuesta hablarte en serio de mis sentimientos pues ni siquiera conmigo me permito un instante de sinceridad. Quisiera romper la barrera que a tus ojos me hace un personaje curioso y no un hombre de verdad. Pero si vieras debajo de mi desfachatado vestuario y mis ocurrencias sin sentido, verías que por años esperé tu regreso con una fe que ni te imaginas. Que vuelvas a mi vida es un anhelo que temo, sé que si encuentro de nuevo tu esencia ahora sí me volveré loco. De cualquier manera te perderé pues mi destino es así. Tu olvido es mi dolor y me pesa. En tu mundo no existo, no me piensas, no me extrañas. ¿De qué sirve bailar bien si no me miras?

Vuelve aunque sea un instante y mátame de ganas por cambiar, oblígame a ser valiente y a luchar por ponerte más atención. Después márchate y prométeme lo imposible. Rómpeme el corazón pero déjame aclararte las cosas: No soy distraído ni estoy loco, solo estoy enamorado de la niña que un día visitó mi País de las Maravillas.

8 comentarios:

XND dijo...

=)

Te voy a recomendar un blog muy rojo. Muy púrpura... muy... viscoso, denso incomodo por momentos, pero difícil de abandonar.

www.realidadesmultiples.blogspot.com

Hey_Maca dijo...

Con las Vueltas que da la vida Don Gabriel, Seguramente Su Alicia Volverá a pasar por El país De las Maravillas. Quisás si las cosas suceden con más calma no le verá como distraído ni loco.

Saludos y mucha suerte y fe por que tarde o temprano se terminaran encontrando, se lo digo por que yo tambien estoy media loca =)

P.S: Yo soy la anónima que comentó un par de veces por aquí, me animé y me apunte a bloggear. xD

El Xhabyra dijo...

Algún día Gabriel, los locos seremos buscados para salvar lo que quede de la humanidad, sera un gusto encontrarte ;)

gabriel revelo dijo...

johny: hace rato estaba checando ese blog. está bueno, me gustó... tiene un estilo muy peculiar. gracias por pasar el tip.

maca: que bueno que tengas ya tu blog. supongo que el Sombrero Loco sabe que la vida es cíclica y que tarde o temprano Alicia volverá.

xhabyra: nos encontraremos y acabaremos con esos zombies.

Anónimo dijo...

me encanta como escribes!! además me encanta el sombrero no se si por sombrero o por loco!
saludos
Irais

gabriel revelo dijo...

irais: gracias por tus palabras, siempre me motivan. supongo que el sombrero encanta un poco más por loco.

Anónimo dijo...

si, quizas sea por loco.. que sería del sombrerero sin su locura y sus ojos tristes?... ya vez? no vas por mal camino.. quizas ella no era Alicia = ) saludos! Irais

Anónimo dijo...

Hola Me LLamo Ana Y Me Encanta El Amor Que Siente El Sombrerero Por Alicia. Es Como Que Sueño Con Encontrar A Alguien Que Me Quiera Asi, Pero A La Vez Que Yo Tambien Lo Ame A El. Cuando Lei En Internet Unos Fragmentos De Algun Libro Supongo, LLore Por Lo Que Sentia El Sombrerero, El Sufria Tanto Por Alicia Y Ella Al Caer Olvido Todo Menos Los Ojos De El. Ella Tambien Lo Ama Pero No Pude Terminar De Leerlo, Ya Que Solo LLegaba Hasta El Capitulo 5. Bueno Gracias Chaito.