domingo, 1 de noviembre de 2009

El Grim de Barranca del Muerto, una historia de miedo


No podía dejar pasar éste día de muertos sin narrar algo terrorífico, sobrenatural o al menos misterioso. Hace un año narré cuando mi auto fue súbitamente salpicado de una especie de 'sangre putrefacta' mientras manejaba en plena madrugada. Ahora, la historia que estoy por contar no me ocurrió a mí pero es real. Me la contó alguien que en vida nunca me mintió, mi papá. Éste relato es para ti.

1980. Antes de casarse y tener dos hijos (uno de ellos, autor de éste blog), Mario Revelo cubría el horario nocturno de supervisión en las bombas de combustible en la planta de Pemex por el rumbo de Barranca del Muerto, en la Ciudad de México. Por aquella época, esa zona del Distrito Federal lucía desolada, rodeada de zonas frías y boscosas. El trabajo de Mario y su compañero de turno era supervisar que los niveles de presión de aquellas bombas se mantuviera estable. Una de esas noches, helada por cierto, la jornada laboral transcurría sin novedad alguna. Cerca de la 1 de la madrugada los dos trabajadores hacían la revisión de costumbre. El silencio de aquel lugar solitario de repente se vio roto por el grito perturbador de una mujer. Aquel quejido, casi de dolor, alertó a Mario y a su compañero. Con lámpara en mano decidieron inspeccionar los alrededores. Fuera de la ausencia de sonido, no encontraron nada.

Casi una hora después aquel percance casi quedaba en lo anecdótico, en una mera casualidad.

De pronto, otro grito. Igual de acogedor que el primero pero mucho más cerca. Quién quiera que emitiera ese lamento debía estar sufriendo mucho. Mario y su compañero, entre la confusión y la expectativa se quedaron inmóviles dentro de su oficina. Un tercer grito, aun más próximo, los hizo salir del letargo. Aquella mujer podría estar huyendo de alguien, podría estar herida o simplemente perdida. Fuera cual fuera el motivo de aquel llanto ni Mario ni su compañero estaban dispuestos a continuar con la duda de que era lo que pasaba afuera. Un cuarto grito los hizo salir del cuarto en el que se encontraban. Antes, por si acaso, sacaron la pistola con la que el personal contaba para salvaguardar su seguridad. La noche obscurísima cubría todo. El frío aumentaba. Con ayuda de linternas comenzaron a iluminar la espesura de los arboles cercanos.

Tensa calma.

Otro grito.

- Corta cartucho. Le ordenó Mario a su compañero. Éste obedeció desenfundando la pistola y preparándola para disparar en caso de ser necesario.

Lo que sigue pasó en segundos que parecieron años. De la nada, entre los frondosos y altos arboles emergió una criatura enorme, una especie de perro negro de casi dos metros. Corpulento. Con aspecto diabólico. Sus ojos de un rojo profundo se clavaron en Mario cuando éste lo alumbró con la lámpara. El ser misterioso tenía el hocico lleno de sangre. Sus colmillos enormes relucían amenazadores, había que temer lo peor. Sin embargo aquella presencia giró y se retiró.

De nuevo el silencio. Mario y su compañero, impávidos, se quedaron unos minutos en el lugar. Volvieron a la oficina. Ni aquella noche ni en las venideras se volvieron a escuchar aquellos gritos de mujer. Por más que se buscó no hubo indicios de aquel animal (si es que se le puede considerar como tal). Meses después, Mario fue transferido a otra planta de Pemex. Nunca supo que fue lo que vio aquella noche. Lo cierto es que aquellos gritos y la aparición de aquel animal gigantesco de algún modo tenían cierta relación. Escuché esta historia muchas veces, siempre me estremeció.

Un Grim, según la tradición de algunos pueblos ingleses, es un espíritu que toma la forma de un gigantesco perro negro. Dicen que sus apariciones presagian la proximidad de la muerte o de alguna tragedia.

10 comentarios:

Jessie dijo...

Bueno Gabrielito, pues por algo ese lugar se llama la barranca del muerto (ó de la muerta), que no?

Además, seguro era un perro subdesarrollado, yo también he visto muchos, pero en el mero día, ni siquiera tengo que esperar a que se haga de noche.

Y lo de que era presagio de muerte, pues no lo dudo, vos mismo sabés que tu padre murió años después de eso, es como soñar que se te caen todos los dientes, ó mirás una de esas mariposas grandes y negras, sólo que lo de tu papá no era una mariposa, sino un perro, que también estaba grande y negro.

No dudo ni un poquito que ese perro haya atacado a esa mujer, y que la haya matado, y por eso eran los gritos, si algunos perros son muy malvados, asíque, si tenés la oportunidad de arrollar uno con tu carro, no dudés en hacerlo.

SYD

Atte:
Jessie, la primera

XND dijo...

Es mi impresión o Jessie se nota perversa en su comment.

Yo le creo a Mario.

El buen Mario. =)

Saludos Gaby Revel.

Jessie dijo...

Buenas Gabrielito, permitíme usar tu espacio para decirle a XND que por supuesto que soy perversa, soy una princesa mala, y la verdad eso fue porque mi padre me hizo así.

Y si yo soy mala, mi papá es infinitamente más malo que yo, no sólo es el rey, sino que es el rey de la maldad. Satanás es nada comparado con mi padre, quien desea vengarse de muchos, y ya se ha vengado de varios, pero en su lista negra aún hay nombres que no han sido tachados. Y yo, como buena hija, le ayudo en sus venganzas.

Bueno, los dejo.

SYD

Atte:
Jessie

Administrador dijo...

Diantres Gabo, y bajo esa premisa que tienen los Grims, ocurrió alguna tragedia?

Saludos y aquí andamos dando lata again

El Tito dijo...

Jajajaja por cierto el tal "administrador" soy yo, es que es mi disfraz de día de mueeeertos

gabriel revelo dijo...

jessie: pues no sé por qué se llame barranca del muerto, y según la narración no era un perro, de eso estoy seguro. tampoco creo que haya sido un presagio de que mi papá muriera pues eso ocurrió casi veinte tres años antes jeje. coincido con mi amigo johny, eres algo perversa... y te sienta bien.

jonhy: gracias por creerle. gracias por guardarlo en tu memoria.

administrador/el tito: bienvenido, es un placer tenerte por acá de nuevo. que yo sepa no pasó nada malo como presagio del Grim... bueno, a mi papá... a su compañero quién sabe.

SOL dijo...

yo diria que era un hombre lobo, por algunos motivos creo de verdad que existen, y creo firmemente que tu papá vio lo que dijo ver... hay tantas csas ahi afuera, cosas que la mayoria ignoramos

soné como jaime mausan o como se llame jajajaja


besos Gabrielito

Wilmer Avila dijo...

Gabriel, de verdad tenebroso. La reseña del Grim le otorga al cuento un aire de incertidumbre de si es cierto o no, esa incertidumbre es lo delicioso de un cuento de terror.

Saludos

Wilmer Avila
OREJAZUL

gabriel revelo dijo...

sol: ¿un hombre lobo? wow, pues podría ser, sabes, yo también creo que hay muchas cosas más allá afuera...

wilmer: qué bueno leerte de nuevo, es un placer que visites éste espacio. gracias por tus comentarios... lo estremecedor es que éste cuento fue real.

Anónimo dijo...

Sabes también algunas mujeres son malvadas así que espero que alguien te arrolle con su carro