viernes, 15 de mayo de 2009

Pasos para convertirse en un malandro de preparatoria


¿Desconfiarías de los sujetos de la imagen de arriba?

Te los presento, de izquierda a derecha están Gabriel Revelo (también autor de este blog y experto en hacer el ridículo), Daniel Vázquez (diseñador gráfico),
Mario Peralta (diseñador gráfico y exitoso DJ) y Armando Díaz (locutor de radio). La fotografía fue tomada en mayo del año 2000 en el Instituto Don Bosco de la Ciudad de México en dónde cursában el 6to grado de preparatoria. Puede que parecieran ñoños y hasta medio loosers, vamos, ni a novia llegaban. Aunque eso sí, su último año en aquel colegio salesiano fueron un caos.

Entraré en mi personaje. Nunca hubo una estadística o cifra que lo confirmara, pero con toda seguridad me atrevería a decir que aquellos tres y yo fuimos los estudiantes de la generación que a más clases faltamos durante el curso 1999-2000. Ya sea que durante alguna clase nos escondiéramos en el auditorio del instituto, o en los baños, o en otro salón o en la sotea; o bien, que de plano nos saliéramos de la escuela y vagáramos por los alrededores de un río cercano.

Generalmente cuando uno escapa de algo es porque no lo soporta. En nuestro caso las normas aquella escuela religiosa siempre nos parecieron un tanto ridículas. Íbamos en prepa y aun nos controlaban como si aquello fuera la primaria. Misas continuas, sesiones de introducción al sistema preventivo de la institución, y convivencias infantiles y sin chiste, siempre hacían que aquel ambiente por momentos fuera repulsivo. Una escuela ideal para jóvenes populares y amantes de la juventud tipo comedia gringa, pero con su toque religioso. En conclusión, para mi y mis tres mejores amigos de la prepa que éramos un caos y hasta cierto punto irreverentes, ese era un mundo que nunca sentiríamos nuestro.

No hacíamos gran cosa al evadir las clases. Nos aburríamos igual o más que en clase. La gracia estaba en la adrenalina de saber que José Carlos (especie de prefecto bigotón y con panza de embarazo) rondaba las instalaciones de la institución, buscando alumnos ingratos y mala onda que echaban a perder la honorabilidad de aquel glorioso colegio, y de Don Bosco y, de María Auxiliadora, al no aprovechar la educación de primerísimo nivel que sus padres con tanto esfuerzo pagaban. Casi siempre lográbamos escapar de aquel botijón, otras veces estuvo a punto de dar con nosotros y creo que sólo un par de veces nos atrapo sin que hubiera consecuencias más graves que un regaño que siempre incluía la frase “jóvenes, me preocupa mucho está situación que se está dando y que nunca, repito, nunca se había dado”. Lo bueno fue que Daniel se vengó en una de las misas y le aventó un tapón de plumón cuando estaba distraído. Todo el auditorio río y el culpable nunca fue identificado.

Hacíamos enojar a los maestros. Nos robábamos las tortas de la cafetería. Le hacíamos pequeños hoyos a las bolsitas de salsa Valentina y las tirábamos en el salón para que algún inocente las pisara y se manchara en el acto. Individualmente también éramos un caos: Yo perdí la lista de calificaciones de un maestro, Daniel hacía acordeones para los exámenes y siempre lo descubrían, Armando una vez rompió varios matraces en el laboratorio y Mario escuchaba a todas horas
The Chemical Brothers. Nuestras bromas llegaron a tal idiotez que llevó todo el día pensando si comentarlas o no, pues algunas si fueron medio estúpidas y peligrosas. Lo bueno es que nunca pasó nada. A esa edad uno no piensa. Ni a los 27.

Siempre pensé que fui medio nerd en la prepa. A la distancia me doy cuenta que éramos unos malandros hechos y derechos, de esos que navegan con máscara de ‘no rompo un plato’ y que por lo mismo, son los verdaderos amos del mal comportamiento. Algún día retomaré esas aventuras y las narraré aquí. Por lo pronto les presento una de nuestras obras maestras, nuestro ‘pase mágico’ que nos servía para salir cuantas veces quisiéramos del colegio:



Esa hojita la obtuvo Mario al pedirle permiso al director (el padre Héctor Ugalde) de salir. Hábilmente Mario impidió que se lo quitaran. Daniel se encargo de agregar los nombres de todos. Desde entonces lo usábamos unas dos veces por semana. El rollo era siempre inventar algo para retener la hojita. La jugada nos salió tan bien que aun conservó la hojita, misma que conservo desde entonces. Ayer la encontré removiendo unos cuadernos viejos y por eso nació este post.

12 comentarios:

Y yo estoy aqui... borracha y loca..!! dijo...

En prepa en el año 2000??

No inventes!!! Estás bien chavo, yo en el 2000 ya tenia dos brujas d 5 y 4 años...
snif, snif...

Personalmente, mi mejor epoca fue la de la prepa, escaparnos d la escuela para irnos a un balneario cercano en raid o en el carro de alguno de nosootros le robabamos a nuestros papás, y le calculabamos a la hora que salian del trabajo para volverlo a dejar en su sitio con el motor ya "frio"...

jajajaja... Gracias por llevarme a aquellos tiempo.

Karla Preciado dijo...

Qué lindos recuerdos... Para mí la prepa fue una de mis mejores etapas en todos sentidos, aunque paradójicamente ahora me siento más plena... pero extraño ese querer descubrir las cosas y la esperanza impaciente que me gobernaba. Aún tenía mucha fe en el ser humano... Gracias por compartirnos esa parte de tu vida.

Jessie dijo...

Jajaja, se la pasaron re bomba!

Al menos tenían forma de escapar, con cuanta flashería se les cruzara por la mente.

En cambio acá, yo tengo forma de escapar, pues vienen a mi castillo a darme clases a mí sola, y además, como es tan grande, me agarrarían antes de poder huir.

As´que te cuento otra anécdota de mi padre, y es que, cuando el también iba al colegio, pues en la barda del fondo, que era de alambres, había un pedazo en que estaba muy baja la barda, pues mi papá se la brincaba cuando quería escapar.

Te sludo y me despido

Atentamente:
Jessie

EL MIGO, EL NERI O ULISES dijo...

Ñoños? Ñoños eran los que no se atrevían a volarse clases y largarse al río!!!, los que no llevaban walk man, los que nunca pretendieron más que el mismo "Sistema preventivo". los que se formaban a comulgar sin saber el sentido en aquellas misas masivas de auditorio, en donde la cultura se distorsionaba con aquellas comedias de estilo gringo hasta cierto punto poperas, jajaja. Que buena foto, tocaste emociones, recuerdo que yo siempre los veía desde el balcón, eran como una logia. No se decían primos ni salían en todas las fotos, ah!, y les latía el play station.

--=Maverick=-- dijo...

chaale... eres de mi misma edad carnaaal!!!

laastima que para mi la prepa no fue tan asi... mas bien mis primeros 3 años de universdad fueron el desahogue y pagadores de mis 3 años de prepa en los cuales estuve regido y señalizado como "el hijo de la directora" razon por la cual siempre tenia que dar buen ejemplo y tener las mejores calificaciones (aunque las mentadas de madre a los que me caian gordo no se hacian esperar).

pero bueno ahora que ya conclui esa etapa, me quedaron tantas ganas que volvere a estudiar mi segunda carrera, pero ahora si como dios manda haber que pasa.

saludotes!

soleil dijo...

Esas epocas! debo decir que yo siempre fui buena, ademas que contaba con mi pa que me escribia todas als excusas del mundo! la verdad no se porque lo hacia... pero minimo 2 veces por semana yo llegaba un par de horas tarde al colegio, porque pobresita yo me habia quedadoe studiando hasta tarde y mi pa queria que tome mi desayuno completo jajaja... me apoyo en variaaaas!!!

recordar las aventuras colegiales siemrpe trae mas de una sonrisa...

zocadiz dijo...

jajajajajaja.. de verdad que tienes cero finta de ser de ese estilo!!!!!

pamela dijo...

jajja pense que solo era en lima , hay tantas similitudes jajaja
un beso grande.
Me gustó el post

gabriel revelo dijo...

borracha loca: gracias por decirme jóven jaja, justo en días en los que ya me siento bien grande y quedado. ¡¡¡Robaban carros!!! creo que nos ganaron jaja.

karla: aun así, la prepa no me gustó del todo, disfruté más la universidad. que bueno que ahora te sientas más plena.

jessie: te daré un mal consejo, por lo menos una vez intenta escapar, no te arrpentiras. lo de tu papá, simplemente genial.

neri: valoro mucho tu comentario, creo que a pesar de todo estabamos en la misma sintonia y no nos tragabamos ese cuento de 'todo es perfecto'. ¿una logia? puede ser, y sí, nos gustaba el play station aunque no lo comprendía del todo. un abrazo y gracias por pasar por este blog y traerme buenos recuerdos.

maverick: saludos compañero contemporaneo jajaja. suerte con esa segunda carrera. eso de ser hijo de la directora de seguro también tenía sus ventajas vengativas.

soleil: jajaja, tu papá merece un homenaje... ¿no podría darme unas excusas para cada que llego tarde al trabajo? el chiste de recordar en parte es volver a vivir.

zocadiz: bueno, ya no soy así. pero en verdad es mejor ir con un bajo perfil y hacer lo que a uno se le pega la gana. me volví más ñoño.

pame: gracias, como dice un dicho muy mexicano: en todos lados se cuecen habas.

Alviseni dijo...

jajaja

Donna di malaffare dijo...

jajaja me urgen unos tips !! da cursos intensivos?

gabriel revelo dijo...

donna: jajaja, pues sí...