lunes, 23 de septiembre de 2013

No se aceptan devoluciones


"Eres lo mejor que no quería que me pasara"

La frase anterior resume la idea central de "No se aceptan devoluciones", la nueva película dirigida y protagonizada por el comediante mexicano Eugenio Derbez.

Antes de continuar con este texto debo admitir que desde hace muchos años soy admirador del trabajo de Derbez y del estilo de comedia que lo ha llevado a desarrollar una de las carreras más sólidas y respetadas no sólo en la televisión mexicana, sino en otros ámbitos del entretenimiento. Por eso,  desde que supe del estreno de esta película tuve ganas de verla. Antes de hacerlo escuché muy buenos comentarios al respecto, así que fui al cine con expectativas muy altas... las cuales fueron superadas con creces.

"No se aceptan devoluciones" es una película en la que ríes y te diviertes, llena de momentos hilarantes y muy ingeniosos que decenas de veces provocan las risas del público en la sala de cine; también hay escenas tiernas y cargadas de mucho amor, que invitan a la reflexión y que nos recuerdan cuáles son las cosas más importantes de esta vida; y también hay instantes tristes en los que es inevitable derramar varias lágrimas.

En pocas palabras: es una película redonda, que además tiene una manufactura impecable que no le pide nada a una producción anglosajona.

La trama gira en torno a Valentín, un hombre sin oficio ni beneficio que vive en Acapulco de forma desenfrenada y sin preocupaciones, seduciendo y teniendo aventuras ocasionales con muchas mujeres de las que escapa antes de contraer algún compromiso; hasta que de un día para otro se entera que su forma de actuar tuvo consecuencias y que es padre de una linda bebita de origen estadounidense de nombre Maggie. El problema es aún mayor ya que la mamá escapa a los pocos minutos de entregarle a su hija y parte rumbo a Los Ángeles, dejando a Valentín con el paquete.

Es a partir de ese punto cuando comienza a construirse una divertida pero poco común relación padre-hija, que cambiará la vida de Valentín y lo llevará a cambiar el orden de sus prioridades, hasta que siete años después el destino se empeña en separar este lazo de muchas maneras.


Lo anterior sólo es un breve resumen de esta historia que sin embargo es más compleja y profunda, pero en la que no quiero ahondar mucho para no echarle a perder nada a quienes aún no la han visto. Lo cierto es que pocas veces he disfrutado tanto una película, Eugenio Derbez tiene razón cuando califica esta cinta como el trabajo más importante que ha hecho en su carrera.

"No se aceptan devoluciones" es una clara apología a la fuerte relación que un padre puede desarrollar por sus hijos. Por motivos personales soy un tanto sensible al tema de la relación papá-hijo, por lo que no sé hasta qué punto este detalle afectó mi percepción de la cinta. Desde mi punto de vista, el valor de esta película radica en que no tiene pretensiones ni pretende darnos lecciones sobre cómo ser padres, por el contrario, nos muestra que lo único y verdaderamente importante es entregar el corazón y estar dispuesto a dar todo por un hijo. Ser más un amigo que una autoridad, convertirnos en compañeros de aventuras y en un apoyo para afrontar cualquier tormenta de la vida.

También hay un mensaje muy importante acerca de la importancia de saber enfrentar los miedos y como estos pueden llegar a paralizarlos.



Quien haya tenido la paciencia de haber llegado hasta este punto del texto podrá pensar que esta es una película de superación personal o motivacional. Nada más alejado de la realidad, es más, yo la catálogo como una de las películas más bellas que he visto en mi vida, de una ternura arrebatadora a la altura de "Dónde viven los monstruos" de Spike Jonze o de "La vida es bella" de Roberto Benigni. Y además es tremendamente divertida.

Ah y claro, tiene un plus grandísimo al menos para mí: una parte de la historia ocurre en Acapulco, ciudad con la cual estoy profundamente arraigado en la que tengo muchos recuerdos con mi papá y que hoy atraviesa por momentos difíciles.  

No hace falta ser un genio para descubrir que estoy enamorado de esta película que por contradictorio que parezca, me rompió el corazón pero también llenó mi vida de luz.

De verdad véanla, les juro que les sorprenderá.

6 comentarios:

Jorge dijo...

Hace tiempo que sigo tu blog, me divierte leer tus anécdotas y generalmente coincido con tus comentarios de libros o peliculas, pero cual seria mi sorpresa al leer este post de No se aceptan devoluciones.
Frases como "impecable manufactura", "no le pide nada a las anglosajonas", etc. Me quede como dicen por ahi, "de a seis!"
No puedo creer que, aunque aclares que eres fan de Derbez, des una crítica tan subjetiva, la verdad es que la pelicula tiene muchisimas fallas, tanto a nivel de historia, continuidad, fotografia, actuacion, etc. No le quitaré sus meritos, tiene algunas risas, acertaron en los papeles de Sammy, y la niña, obviamente, esta maravillosa, pero Derbez, hijole, es el "oigame no" con hija, y la historia, mano, la historia. Si tiene departamento en Acapulco (uno dos tres como se puede ver) como es que se va caminando a EU.? muy de mundo y gigolo de turistas, y no sabe de las visas? 7 años en EU, y gana tanto dinero y no ha hecho por conseguir papeles, ni ha aprendido ni lo básico de ingles?.
Y no es que sea muy sabelotodo, pero los encuadres son pobres la fotografia muy mediocre, y la direccion, hijole mano.
Derbez, en mi opinion, debio darle el papel de Valentin a otro actor, alguno con mas matices actorales, porque el tiene 2, el lonje moco, y el oigame no. No digo que no tenga talento, lo tiene, pero a nivel creativo tal vez, como actor, es bastante limitado.
Por otro lado, cuenta y recuenta que tiene AAAños con el guión, por que no se asesoro? no lo leyo nadie? nadie vio los problemas de continuidad? las escenas emotivas estan metidas con calzador, y eso, molesta, no deja de hacer ruido.
La verdad, me quede sorprendido de la cantidad de gente que la fué a ver, en EU, lo entiendo, casi no hay material para latinos y estan hambrientos, y aqui, bueno supongo que como fue un exito en gringolandia, pues es garantia de exito, aunque sea una pelicula muy palomera (y eso siendo generosos).
Te invito a que la veas de nuevo, y objetivamente, la analices.

Muchos saludos

Jorge dijo...

Perdon por la redaccion, gramatica y bla bla bla

gabriel revelo dijo...

Wow!!! gracias por tan buen comentario; lo respeto y te doy concesión en varios puntos, como en aquello de varias incongruencias en el blog.

Lo bueno del cine y otras artes es tener debates tan buenos, y sí, quizá deba verla una vez más.

Por cierto, gracias por estar al pendiente de este blog desde hace tanto. Un abrazo :)

Omar Valdez Sánchez dijo...

A mi se me hizo X, regularsona, el final era predecible y aburre que no salga de sus personajes de siempre.

Anónimo dijo...

Con 5 millones logro ganar 86 millones y se volvió la película mas taquillera en MExico . Es una película muy hermosa . Y al que escribió arriba , el que raja de la película le digo que si no se toma el tiempo de escribir bien entonces no vales para nada ;)

Anónimo dijo...

BUENO TENDRÉ EN CTA DE TODOS SUS COMENTARIOS, HE ESCUCHADO COSAS MUY BUENAS DE LA PELÍCULA Y ESTOY APUNTO DE VERLA ESTA NOCHE PERTENEZCO A UNA IGLESIA CRISTIANA DONDE FUE PROYECTADA Y NO TUVE LA OPORTUNIDAD DE VERLA, PERO ESCUCHE QUE EXISTE MUCHA RELACIÓN DEL AMOR DE DIOS QUE TAMBIÉN NOS TIENE COMO HIJOS, DIOS NOS AMA ASÍ COMO UN PADRE A SUS HIJOS... DIOS LES BENDIGA...