miércoles, 15 de junio de 2011

Diario de un desempleado




Levantarme más o menos temprano (después de las 7:30, antes de las 9), desayunar, lavar los trastes, tender mi cama, algunos días barrer y sacudir la casa, sacar a pasear a mi perro Margarito y darle de comer, una vez a la semana lavar mi ropa, preparar algo de comer, mandar currículos, ir a entrevistas de trabajo… y esperar, esperar, y esperar más.

Han pasado ya varios meses desde que me quedé sin empleo. Desde entonces mi rutina diaria se ha convertido en un mucho de nada. Aparentemente se cuenta con tiempo, pero la incertidumbre se encarga de ahogarnos en dudas y paralizarnos. No es fácil ver como el resto del mundo camina como si pareciera habernos olvidado. Todos tienen compromisos, horas de entrada, de salida. Uno no. Se le pierde el sabor a los días. Los lunes valen absolutamente lo mismo que un jueves. Cuando el viernes en la tarde la ciudad se sume en ambiente festivo, la sensación de no merecer participar de él es inevitable. Lo mismo sucede con las merecidas vacaciones, que en un desempleado llegan a volverse motivo de vergüenza. Que descansen los que tienen derecho a hacerlo, mientras, yo seguiré cumpliendo mi función: estar fuera de lugar.

‘Ten paciencia’, ‘ya te llegará algo mejor’, o ‘tú sigue mandando curriculums, ya te hablarán’, suelen ser algunas de las frases de cajón que los desempleados oímos todo el tiempo. Paradójicamente, estas van terminándose para dar paso a insinuaciones como ‘busca trabajo pidiéndole a Dios no encontrarlo’, ‘es que no has buscado lo suficiente’ o en el peor de los caos, aparece el horrible calificativo de ‘NiNi’ (personas que ni estudian, ni trabajan). Pues bien, ya que éste es mi blog y puedo poner en él lo que se me venga en gana, aprovecho para aclararle a la sociedad y a quienes han llegado a considerarme así: no soy ningún Nini, estudié por años para obtener un título universitario, y el que quiera buscar un mejor empleo, para forjarme un mejor futuro no me convierte en un holgazán, mucho menos en un mantenido. Así que Nini su abuela.

Piensan que al no estar laborando, a uno le sobra el tiempo para todo, y cualquier favor, pago, entrega, o actividad recae inmediatamente en nuestra persona, pues ‘no está haciendo nada’. Ojalá la gente, esos que critican se dieran cuenta que conseguir un empleo hoy en día requiere de muchas horas de estar mandando curriculums, checar posibles lugares en los cuales pedir una oportunidad, y sobre todo, mantener la serenidad en una pelea con nosotros mismos, pues lo que menos podemos permitirnos es perder la cabeza.

A veces me gana la tristeza. Muy dentro de mí aun conservo ese deseo de comerme al mundo. Quiero recorrer la muralla china, ver con mis propios ojos las pirámides de Egipto, caminar por la Plaza Roja de Moscú, recorrer maravillado La Patagonia y Tierra de Fuego, admirar la aurora boreal en los países nórdicos, disfrutar todo mi México, comer en Barcelona, terminarme rollos y rollos fotográficos en Atenas, sentarme una tarde apacible en medio de la Plaza de San Pedro, tomar el sol en Rio de Janeiro, abandonarme al encanto de la Casa de la Opera en Sydney, sentir el vértigo de estar en una tierra tan lejana y mística como la hindú. En fin, que soy una aspiradora por vocación, deseo absorber todo, estar aquí y allá mientras la vida me lo permita. Viajar, escribir, madurar y llevar adelante mi proyecto de vida no pasará si las cosas siguen como hasta ahora. Me queda escaso, escasísimo dinero para sobrevivir a lo mucho un par de semanas. Necesito que ocurra algo, o si no, mataré al escritor viajero quién sabe si para siempre.

Así las cosas, desde éste pequeño infierno…

Por cierto, estoy a su disposición para elaborar textos de cualquier tipo. Ojo editores, aprovechen antes de que alguna editorial venga y me vuelva exclusivo.

5 comentarios:

El Xhabyra dijo...

te entiendo perfectamente.

uno como mutantologo de prestigio no puede aceptar cualquier trabajo para producir mutantes baratos.


ojala y pronto ambos estemos platicandole al mundo que ya encontramos el trabsajo que estabamos esperando y por el que decidimos dejar pasar oportunidades que no estaban al nivel.


xhaludos Revelo!

SOL dijo...

tengo ya 8 meses de vivir en tus tierras Mexicanas, y en este momento me llegaron los papeles para poder trabajar legalmente, después de 8 meses... te entiendo de sobra, ayer fui a una entrevista de trabajo en la que casi me dijeron que me quedara de una trabajando y yo por dentro queriendo algo mejor, pero ya 8 meses lo deprimen un poco a uno y pues se llega al punto en el que trabajo es trabajo sin importar tanto que no consideren todo lo que sabes

pero bueno mejor no pensar feo y animarse a ver que sale

suerte en tu busqueda, espero encuentres algo pronto

un beso desde el SOL

Luis Gabriel González Sayago dijo...

No quisiera sonar como los demás pero, ten paciencia y te llegara y sigue buscando. Recuerda que un trabajo es un trabajo y aunque sea algo chiquito y ageno a tú area; no le quita el echo de que es un trabajo honesto. Y eso es lo importante.

Busca en todos lados....

Victoria dijo...

No se que decirte
talento tienes, y se que antes de quedarte sin empleo tenias la inquietud de dedicarte con mas profundidad a tu escritura, quiza eso es lo que falta, la oportunidad de realizar un trabajo fijo escribiendo...
se que esto no te ayuda en nada, pero ANIMO! sigue buscando que algo va a salir
y sigue escribiendo que disfrutamos mucho leerte
abrazo desde Juarez!

gabriel revelo dijo...

xhabyra: gracias, esa oportunidad te llegará, tienes un talento ENORME. soy fan.

sol: que maravilla que estés en México, ojalá un día nos encontremos por ahí. surte en la búsqueda, eres una gran persona.

luis: gracias, tienes toda la razón, todo trabajo es honesto. a ver qué pasa.

víctoria: te agradezco tus palabras, seguiré buscando esa oportunidad. ¡un saludo desde el df!