domingo, 2 de diciembre de 2007

A un paso del sueño

Pocas veces el tiempo ha sido tan agónico, inexorablemente largo y a la vez, breve como un suspiro. Pocos sábados como el de ayer. Cinco de la tarde y yo como una fiera, cansado de caminar para matar el tiempo, pero a la vez tan inquieto como para estar encerrado en casa. Por eso, casi en vano intenté matar el tiempo leyendo a Kundera, en internet repasando algunos blogs o viendo sin ver algún programa de televisión. Ocho de la noche y yo en la iglesia, orando como desde hace mucho no lo hacía, pidiendo con toda la fe contenida por años en mi corazón.

Así hasta las nueve de la noche... y fue la locura.

Me acuerdo y vuelvo a vibrar, pues está historia de amor no se terminó cuando tus dueños decidieron mudarte de la Ciudad de México a Cancún hace seis meses. Hablo de ti Atlante, y sólo la vida sabe lo mucho que te amo y la intensidad con la que desde que tengo razón he vivido cada uno de tus partidos en el estadio, por radio o televisión. Siempre sintiéndome no tu aficionado, sino una parte de tu grandeza.

Dicen que todo atlantista tiene un poco de masoquista, pues irle al ‘equipo del pueblo’ en parte significa verse obligado a sufrir más penas y tiempos difíciles, que triunfos; pero quizá es por eso mismo que tras 91 años de existencia te has convertido en mucho más que un equipo de fútbol. Eres un estilo de vida, reflejo de una de las leyendas más añejas del balompié nacional, tradición e idiosincrasia de México.

Ayer, aunque la distancia me impidió estar en el estadio, me regalaste una noche inolvidable, llena de 90 minutos de tensión y después, horas de un sueño que después de casi veinticuatro horas continúa. Después de un torneo de ensueño y de pasar ante Cruz Azul en cuartos de final y vencer en la semifinal a Chivas, el día de ayer conseguiste (¿está mal si digo conseguimos?) con ese 1-0 el pase a la gran final del fútbol mexicano. Han pasado catorce años desde ese mítico 1993 en que te coronaste Campeón. Desde entonces he vivido loco esperando éste momento.

El rival será Pumas de la UNAM, rival duro pero que no debe espantarnos ni tantito, pues como siempre, el Atlante está acostumbrado a engrandecerse con éste tipo de partidos. El jueves en Ciudad Universitaria en la Ciudad de México y el domingo en Cancún, mi corazón estará en la cancha, con ustedes, pues si en los tiempos difíciles jamás les retire mi apoyo, menos lo haré ahora que me has llevado a lo más alto.

No sé cual sea el marcador final, ni si conseguiré boletos para ir al juego del jueves o en una de esas, me aventuro y me voy a Cancún el próximo fin de semana. Solo sé que hoy más que nunca estoy orgulloso de ser parte de ti, que me siento más enamorado que nunca de tus colores y que por siempre, sin importar las circunstancias, gritaré tu nombre con todas mis fuerzas.

Gracias por siempre Atlante.

7 comentarios:

Alviseni dijo...

Bloggero Revelo, yo no soy afecto al fútbol (ni de ningún otro deporte, as a matter of fact), pero como yo soy UNAM y tú eres atlantista, what da ya say, algún tipo de apuesta? no sé si te guse apostar. si sí, ya vemos qué.

Gonzalo Del Rosario dijo...

Felicitaciones por los triunfos del Atlante

A ver si se llevan algunos peruanos a sus filas.

Raúl V. Ortiz dijo...

dos pasitos más para la tercera mi buen... Dos más
Me duele todo el pinche puerco del stress y la emoción jajaja al rato voya a ir a empeñar mi Xbox 360 para lanzarme a Cancún jajaja no me importa perderlo, porque la neta no tengo con qué pagarlo. Pero esta pasión es mucho más grande que cualquier cosa material.
Lo que no me gustó fue el pinche horario. domingo a las 21:00? a quién carajos se le ocurre poner un partido en domingo a las 9 de la noche? De seguro muchos van a faltar a la chamba el lunes jajaja.
Bueno mi estimado, esperemos con ansia levantar la copa. Yo si digo Esperemos porque este sentimiento es NUESTRO. Si te animas chance y nos veamos en Cancún jejeje. De perdis en un bar.
EL AZUL GALOPA EN MIS VENAS, EL GRANA EN MI CORAZÓN.

topo dijo...

Felicidades, sobretodo por la emoción que cargas. Pues qué mas da, nos vemos en las finales a ver qué pasa...

Jorge Atarama dijo...

Felicidades por el campeonato futuro, esperemos las definiciones. Leyéndote uno le agarra cariño a Cancún y a su equipo el Atlante.

am dijo...

Genial post sobre el Atlante. Equipazo. Pero estoy en una situación difícil, van contra los Pumas. En fin, es bueno saber que se hizo justicia este año y que mis (¿mis? jaja) Pumas pelearán con un equipo de los buenos y no de los vendidos jajaja.

Saludos!

gabriel revelo dijo...

alvi: apostaría, pero creo que nada se compararía a ganar o perder una final. será para la próxima.

gonzalo: gracias, sería bueno tener a algún peruano en el equipo.

raúl: yo empeñaría hasta mi carro si supiera que hay alguna posibilidad de conseguir un boleto. de todas formas, sigo sin saber qué haré en los próximos días pero eso sí, tengo los nervios a flor de piel y unas ganas de que esta semana sea eterna. ¡vamos por la tercera!

topo: gracias, y claro, nos vemos en las finales.

jorge: gracias por el cariño, lo unico que hago es transmitir una emoción que me nace del alma.

am: suerte para ti y tus Pumas, será una linda final. (al menos no está el América ja ja).