martes, 20 de noviembre de 2007

Mi grandísimo problema (beautiful girl)

Lo malo de ésto que creo me está pasando, es que no hay manuales o formulas para salir ya no victorioso, sino al menos libre de heridas o sufrimiento. No obstante los miles de libros motivacionales o de ayuda personalizada que han publicado cientos de seudo escritores, la verdad es que nadie puede enseñarnos qué hacer cuándo caemos presa del amor.

Somos multitudes los que en algún punto de nuestras vidas nos hemos atrevido a decir ‘Estoy enamorado’. Sin embargo, estás multitudes raramente nos detenemos a pensar qué es realidad ‘estar enamorado’, y desde ahí empieza la complicación, pues detectar el punto exacto en el que la admiración o cariño se vuelve amor prácticamente es imposible.

Descubrirse enamorado es como descubrirse de pronto en una dimensión desconocida qué no comprendemos y cuyos límites ni siquiera alcanzamos a divisar. Flotamos sin dirección entre un continua miedo y curiosidad cuyo final ni siquiera somos capaces de imaginar. Si no tenemos ni idea de cómo llegamos a ese lugar, menos la tendremos de cómo y en qué condiciones saldremos. Por eso, si ahora mismo me preguntan cómo fue que llegué a está dimensión (sí es que verdaderamente estoy en ella) les diré con toda sinceridad que no tengo ni idea, ¿desde cuando traigo el estomago en la garganta y esa sensación de vértigo en los ojos?. A estas alturas dudo que sirva poco saberlo.

Una buena bebida, una novela seductora o una gran canción, por citar algunos ejemplo, son aquellos que al disfrutarlos ni se sienten, pasan ligeros, pero cuya sensación se queda en nuestros sentidos por semanas enteras. De esa misma manera el amor acostumbra a intoxicarnos cada una de nuestras células hasta que demasiado tarde uno se descubre desahuciado de cualquier actividad que no sea pensar en otra mirada, otro rostro, otro perfume al que, desde quién sabe cuándo, le pertenecemos incondicionalmente. Lo malo no es descubrirme contagiado del veneno toxico de ‘ella’, sino el saber qué hacer conmigo.

Siempre me llamó la atención, pero de unas semanas para acá el no saber de ella se me hace insoportable, situación un tanto estúpida si tomamos en cuenta que realmente nos vemos una vez al mes, a veces hasta menos, y siempre de forma convencional. Cada que la tengo enfrente (momento glorioso e indescriptible) quisiera decirle algo inteligente, alguna frase que cautive sus sentidos, que conquiste su corazón y presente a nuestras almas ‘si, hola ¿qué tal?, soy el alma de Gabriel y te encentro a ti, alma de mi vida, encantadora’. Parecerle maduro, interesante, sensible, con buen sentido del humor, parecerle justo y sin más, lo que ella necesita. Lo malo es que soy un idiota y, o me quedo callado o digo alguna tontería incomprensible.

Me leo en párrafos anteriores y me leo no cursi, sino cursilisimo. Sin ser un ‘doctor del corazón’ me atrevería a decir que estoy enamorado.

Tenía un buen tiempo que no me sentía así y en parte, ahí está el problema, pues por desgracia el amor no es decir “¡chin, ya ni modo, me enamoré!; bueno, no importa, amémonos y seamos felices”. En realidad, ese es apenas el principio de una serie de líos y enredos que en un sitcom estarían muy bien, pero no en nuestras vidas, donde nos gustaría que todo fuera perfecto y en dónde el fracaso no se asomara ni por error. Habrá que tener en cuenta que está batalla no depende del todo de nosotros, y es justamente esa falta de control la que nos hace trastabillar y sentir una dosis de riesgo disfrazada de ansiedad. ¿Qué significamos para la otra persona? ¿somos tan esenciales como ella para nosotros? ¿será muy pronto? ¿será muy tarde? ¿seremos los correctos para hacerle feliz?.

Justamente son preguntas las que durante las últimas noches me han bombardeado sin cesar. La gran mayoría de ellas carecen de respuestas que me acerquen aunque sea un poco a la tranquilidad que ni sé cómo perdí y la que humanamente aspiro. Porque ella me inquieta, me gusta y me hace sentir mariposas en cada uno de los nervios del cuerpo; pero ella también, en su aura sagrada de mujer cautivante, me hace sentir ridículo ante mis sentimientos.

Mi grandísimo problema no es ir y confesarle lo que siento, sino creérmela. Desvanecer con el arte de un poeta exquisito la imagen que en su ser dejó aquel que ocupaba el lugar al que hoy, aspiro ocupar con todas las ganas y empeño que pueden caber en mi 1.70 de estatura.

Le había pedido al cielo enamorarme de nuevo. Para que alguien tan complicado como yo se enamore se deben conjugar muchas circunstancias, pero una vez que pasa (como creo, es el caso) amo con todas las fuerzas de mi alma, soy capaz de volar hasta el mismo sol y posarme en cualquier estrella; mi grandísimo problema es la perdida y caída de la nube. ¿No querer seguir adelante para no sufrir un nuevo fracaso es valido?.

Dejémonos de tanta palabrería, mi grandísimo problema es que me tomo demasiado en serio al amor. Tanto que ahora mismo, mientras armo las frases más sinceras de las que soy capaz para confesarle a ella lo que en verdad siento, no puedo dejar de temblar, de armar miles de escenarios y respuestas posibles. Pedirle una oportunidad al amor y salir vivo. Supongo que por su sonrisa vale la pena.

Quizá cuando alguno de ustedes lea estás palabras, ella ya sepa lo que siento... o en el más probable de los casos, quizá aun no reúna el coraje necesario para hacerlo.

14 comentarios:

Alvi dijo...

órale. pues si, no en vano desde cierto punto de vista se considera al estar enamorado como un estado de psicosis, you know, haces pendejadas y eso. kinda crazy. congratulations? no sé. read ya later.

topo dijo...

Nunca me he enamorado, así que no sé bien qué sea eso. A veces le entro duro al chocolate y la felicidad me invade, y algunos dicen que así es el amor, pero yo qué puedo saber. Sobre el timing perfecto para decir lo que quieres, no sé, tal vez no haya tiempo perfecto, tal vez sólo hay que saber cómo decir las cosas. Pero no deberías perder el tiempo, que pronto ella puede dejar de estar.

Francisco Alvarado dijo...

Mi buen Gabo... Vive el momento... El miedo es bien normal, y dejame decirte que no se irá... Por que ahora tienes miedo de un no, y también de un sí... y cuando te dé el sí, tendrás miedo de que se arrepienta... o de que se vaya... y así sucesivamente... el miedo vive diariamente con nosotros; el chiste está en aprender a manejarlo y no dejar que controle nuestra vida, y nuestras decisiones.

Adicional a esto... te comento, bien dice un dicho: "Ten cuidado con lo que deseas, por que se te puede cumplir"...
Ahora que ya obtuviste tu primer deseo, desea con todas tus fuerzas, y sin margen de error, que ella esté contigo... Mírala cada mañana junto a tí al despertar... suéñala despierto, y acostúmbrate a su pelo.. y cuando estés con ella de verdad, vívelo tranquilo... relájate... no hay mucho que perder por hablar bien, o mal.
Me da gusto leer que estés enamorado... así como seguro me dará mucho gusto leer pronto que todo va de maravilla...
Mucha suerte, las mejores vibras... ¡¡¡Y no se awite!!!
"La primera parte ya pasó (una entre tantas que ves a diario por la calle lo logró!!)... las etapas que siguen no serán fáciles, pero qué en esta vida lo es??..."

Un abrazo!...

Latamoderna dijo...

UUUY, quiero saber, quiero saber. Soy muy curiosa. ¿Ya le dijiste?

drneon dijo...

Es cómodo andar en neutral por la vida, manejarse por instrumentos como los aviones. Pero hay rectas prolongadas en que vale la pena pisar el acelerador y sentir la adrenalina y el peligro galopando por las sienes.

Eso a lo que algunos bon vivants llaman descaradamente "sentirse vivo".

"So Keep your mind open and suck in the experience. And if it hurts... you know what? It's probably worth it."Diálogos de la película The Beach.

Abraxo!

Gonzalo Del Rosario dijo...

Oe pero por qué tanta huevada

Mándate nomás

Si te liga, bacán, sino, normal tío

Pucha, muy serio eres en estas vainas

sé que la ansiedad mata, pero se supera

Por lo menos te da siempre buenos temas para escribir.

SOL dijo...

yo coincido con latamoderna y quiero saber que ha pasado...

creo que me pasa justamente lo mismo que a ti, a mi se me hace dificil que alguien despierte mi interés pero cuando lo hase uhmmm

yo te diría que le eches los perros como dice gonzalo lo peor que puede pasar es que te diga que no, pero al menos lo intentaste...

animo, yo ta hago porras desde mi pequeña Costa Rica

nota: eso de andar mediop boli con esas cosas del amor creo que es casi una epidemia jajaja por acá todos andan parecido

besitos mi niño gabo

am dijo...

Pues ahora sí que el que no arriesga no gana, igual y un día resulta que funciona.

Saludos!

Fernando Nerú dijo...

Querido Gabriel que alegria me da el sentimiento sublime que embarga a tu alma, vamos ten el valor a lo mucho reecibiras una cachetada jajaja, era una broma, vamos tú puedes...

Eres realmente una gran persona, ten presente siempre eso y lucha por tus sueños con todas tus fuerzas...

Te deseo todo lo mejor mi estimado.

Que Dios bendiga a tu casa, y a los que en tu corazón habitan.

Atte Fernando Nerú.

Fernando Nerú dijo...

Querido Gabriel que alegria me da el sentimiento sublime que embarga a tu alma, vamos ten el valor a lo mucho reecibiras una cachetada jajaja, era una broma, vamos tú puedes...

Eres realmente una gran persona, ten presente siempre eso y lucha por tus sueños con todas tus fuerzas...

Te deseo todo lo mejor mi estimado.

Que Dios bendiga a tu casa, y a los que en tu corazón habitan.

Atte Fernando Nerú.

Fernando Nerú dijo...

Querido Gabriel que alegria me da el sentimiento sublime que embarga a tu alma, vamos ten el valor a lo mucho reecibiras una cachetada jajaja, era una broma, vamos tú puedes...

Eres realmente una gran persona, ten presente siempre eso y lucha por tus sueños con todas tus fuerzas...

Te deseo todo lo mejor mi estimado.

Que Dios bendiga a tu casa, y a los que en tu corazón habitan.

Atte Fernando Nerú.

El TITO dijo...

ayyy carnal, te dieron toloache y andas metido en la burbuja rosa, ni pedo a disfrutar del momento en todas sus variantes. Saludos

Raúl V. Ortiz dijo...

Cuando estaba enla escuela nos pidieron que inventáramos una definición para la palabra "Amor". después de darle vueltas al asunto lo único que atiné a decir fue "El amor está en el aire, si te pega te chingaste". Jajaja claro que no fue de lo mejor, pero al menos arrebató la sonrisa del catedrático. Y es que el amor es subjetivo. a todos nos pega de una forma u otra. lo difícil es salir de él. Lo peor aún, como me pasó a mí, es tratar de sustituirlo por otro. Es prácticamente imposible.
Yo, como todos aquí, te sugiero que te avientes. Creo que pierdes más al quedarte con la duda.
Saludos, te mando un abrazo, y por cierto salimos bien librados y dimos el primer paso. Vamos por el segundo el sábado.
EL AZUL GALOPA EN MIS VENAS, EL GRANA EN MI CORAZÓN.

gabriel revelo dijo...

alvi: lo curioso es que yo no necesito estar enamorado para hacer el ridiculo ja ja... en parte, igual y eso me ayuda...

topo: a eso de la relación de comer chocolates y estar enamorado nunca le he encontrado sentido... desde mi punto de vista las dos cosas son muy ricas, aunque diferentes.

lata: la curiosidad mató al gato. pues ya lo dije, aunque no completamente... si todo sale conforme a lo planeado, muy pronto les estaré platicando como se van dando las cosas. eso sí, hasta ahora parece que todo va muy bien.

dr neon: claro, es en parte por esa adrenalina por la que a veces acepto de buena gana los líos en los que el amor me mete.

francisco: ¡¡¡gracias!!! tus palabras me ayudarón a 'dar el siguiente paso'... tienes toda la razón, además, el sólo proceso de pensar en otra persona ya es maravilloso.

gonzalo: esas dudas y cuestionamientos que yo mismo me hago son los que siempre andan frenando mi vida, creo que es buen momento para dejarlos de lado.

sol: así es solecito, pues pasa que la invité a salir... y dijo que sí.

am: ¡esperemos que funcione!, gracias por tu visita.

fernando: gracias por tus palabras llenas de arte, que Dios también bendiga y llene de paz a ti y a los tuyos.

el tito: ¿será el toloache?

raúl: ¡excelente definición!, creo que te la voy a robar. fui el miércoles al estadio y lejos de disfrutarlo estuve tenso los noventa minutos que duró el partido. eso sí, la experiencia fue unica una vez más. ojalá tengamos suerte mañana y en los cinco partidos que nos restan para conquistar el sueño.