miércoles, 25 de julio de 2007

Monólogo con El Amor

La noche podría volverse infinita, y no me importaría. De todas formas no podría dormir.

Por más que escriba de ti, empiezo a creer que no existes. A estas alturas podría darte cualquier nombre: espejismo, ilusión, fantasía o engaño; cualquiera, menos Amor. ¿Estás ahí? porque por más que digo conocerte y necesitarte te he visto tan pocas veces que ya ni te recuerdo.

¿De que le ha servido a un sonámbulo como yo pasar noches enteras dando vueltas entre sabanas y sueños imposibles, tratando de idealizerte?. Precisamente ahí esta mi error: Idealizarte, subirte al pedestal y llamarte motor del mundo. Al menos está noche te me antojas una perdida de tiempo. Hoy no te veo, no te escucho, no te siento. Hoy me tienes mas abandonado que de costumbre.

Te llamas Amor, aunque a veces, también te daba por llamarte como ella. Y yo en la ignorancia y confianza excesiva te brinde mi alma y mi tiempo. Te llamas Amor, te llamas ella. Mejor llámate llama y déjame de engañar con cuentos ciertos para todos, menos para mi.

De una vez por todas deja de hacerme creer que en ti la raza humana se realiza. A mi me hiciste volar de tu mano, y me soltaste cuando más alto volaba. Me hiciste conocer a la mujer perfecta (por más que ella se niegue en aceptarlo) para después arrojarme a mi suerte en la oscuridad de tu ausencia.

Yo creía en ti con la fe inquebrantable de un santo. Te construí templos de oro y altares de cristal en lo más profundo de mi. Sabes, me están dando ganas de declararme pagano y derrumbar desde los cimientos lo que en tu nombre levanté. Con el cólera que tu ausencia provoca en mi debe bastar para dinamitar tu casa deshabitada en el costado izquierdo de mi pecho. Perdona, pero no del todo mi altanería. Yo no quería odiarte Amor, tan sólo quería que algún día te posaras en mi. Tan sólo quería que me dieras la fuerza para sonreír, no como ahora, que me cuesta tanto.

Te hablo de frente Amor: Gracias por ser tan generoso con todos y olvidarte de mi. Debería darte vergüenza atreverte a venir y espantarme el sueño, debería darte vergüenza usarla a ella, que no tiene culpa de mis inseguridades, como carnada para flagelarme. Si sabías que la historia siempre sería igual, porque te empeñas en repetírmela.

Amor, tengo algo atorado que me impide llegar a ti: el miedo a que alguien (que no sea ella) me lastime y de paso, me haga comprobar que en cualquier comparación ella saldrá victoriosa.

Te hablo a ti, sentimiento inútil que no has hecho más que inspirarme para escribir las más bellas palabras que siempre quedan huérfanas. Esta noche, como tantas otras me has fallado.

Por más que seas un sentimiento universal, no mereces llamarte Amor. Pensé que llegarías algún día. Ahórrate disculpas, fuera de la estocada final, ya no espero nada de ti.

5 comentarios:

Pamela dijo...

ese miedo el que no sabes si tambien de adora como tu lo haces,
quein no lo ha sentido?
pero es que el amor ufffffffff
que cosa tan rica como esa ?el compartir el ser como tu eres , bueno que quieres que diga te dice una mujer que encanta enamorarse :)

ah y un dos besos gigantezcos gracias recien lei en mi post un comentario sobre mi foto de perfil
gracias siempe tan lindo conmigo.
;)

latamoderna dijo...

Vaya... le estás escribiendo al amor. Difícil comprender qué es eso, más aún cuando lo añoras tanto.

Deja de pensar un poco y verás lo que sucede...

Gonzalo Del Rosario dijo...

"Con el cólera que tu ausencia provoca en mi debe bastar para dinamitar tu casa deshabitada en el costado izquierdo de mi pecho"

Oe 'on no sé por qué me he deprimido tanto al leer este post. Siento mucha pena tío, no sé a veces uno tiene algo y se da cuenta hasta que lo ha perdido.

Jorge Atarama dijo...

El verdadero amor no puede expresarse en palabras, solo una mirada o un detalle puede hablar de él. Todas las religiones coinciden que estamos hechos de amor y es que a veces estamos tan metidos dentro de él (como los peces en el agua recién se dan cuenta de su presencia cuando están fuera) que no nos damos cuenta que ya, el solo hecho de ser, de estar aquí y ahora es una manifestación del amor. Pero...que lindo es tomar una mano de mujer, compartir un paisaje en silencio y con solo una mirada crear la complicidad necesaria para la fusión corporal, me voy a por seguir a mi señora a lo mejor hoy tengo suerte.

Fernando Nerú dijo...

Me encanta esa versatilidad que posees, dejame decirte que me ha encantado esta composicion felicitaciones