lunes, 11 de julio de 2016

Y así Pokémon Go arruinó nuestras vidas


La semana pasada yo solía tener una vida más o menos normal. Lástima que desde hace 4 días me convertí en una especie de zombie que no tiene otra maldita cosa en la cabeza que no sea ir a la calle en busca de pokemones que atrapar.

(Si no entendiste lo anterior, es por qué ya estás grande o simplemente no estás en onda). 

A continuación les contaré cómo mi vida se fue al traste... 

* * * * *

El pasado martes por la noche varios de mis contactos en WhatsApp comenzaron a volverse locos porque ya había salido "Pokémon Go", una aplicación de realidad aumentada que le permite a los usuarios atrapar pokemones en el mundo real. Todo pintaba demasiado bien hasta que nos enteramos que de momento este juego sólo estaría disponible en Australia, Nueva Zelanda, Japón y algunas zonas de Estados Unidos. 

No voy a mentir, cuando me enteré que saldría este juego me interesó jugarlo, pero la idea tampoco me obsesionaba. Aún así no me preocupó mucho que Pokémon Go aún no estuviera disponible en México. 

Al otro día en el trabajo uno de mis compañeros hizo alguna tranza (no me pregunten qué) logró bajar el juego en su teléfono Android. Y luego otro hizo lo mismo. Y luego otro. Y otro. Sin embargo, como yo tengo iPhone solamente me limitaba a pensar: Qué chido que ya lo pudieron bajar, ojalá quienes tenemos iOS pudiéramos hacer lo mismo

Entonces en las redes sociales varios usuarios de iPhone comenzaron a presumir que ya tenían Pokémon Go gracias a que abrieron una cuenta australiana de iTunes. Luego todo comenzó a suceder muy rápido y en cuestión de horas en la oficina casi todos tenían instalada la dichosa aplicación y el único tema de conversación era Pokémon Go: Qué si a fulanito le salió tal Pokémon en el parque, qué si hay un Pikachu cerca, qué si ya casi me acabo las pokébolas, etc. 

Por lo visto era de los únicos que no estaban a la moda. 

"Qué flojera abrir una cuenta de iTunes Australia solamente para jugar con una aplicación que a lo mejor ni me va a gustar, mejor espero a que llegue a México de manera oficial para poder jugarla". 

... le decía a los demás, aunque por dentro las ganas de salir a la calle y atrapar mis propios pokémones me estaba carcomiendo. 

* * * * *
Solamente aguante un día sin sucumbir a la fiebre. Para el jueves decidí mandar todo al carajo y busqué en YouTube un tutorial que me indicara cómo lograr bajar la aplicación. Todo fue más fácil de lo que había pensado y en unos 5 minutos ya tenía instalado Pokemon Go en mi iPhone. Cuando un par de horas después me descubrí buscando cualquier pretexto para salir de casa o de la oficina con la esperanza de encontrarme algún Pokémon en los alrededores supe que mi vida ya no volvería a ser la de antes. 

Tanta era mi emoción que le conté a Tania sobre lo fascinante de Pokémon Go. Pensé que me diría inmaduro, ridículo o que al menos me vería feo por obsesionarme como un escuincle cagón con una aplicación de celular. Pero hizo lo contrario, me pidió que descargara la app en su teléfono y se volvió más adicta que yo. 

* * * * *

El sábado nos pasamos gran parte de la tarde buscando pokemones en las calles del Centro Histórico. Entre más atrapábamos más queríamos. Nuestra búsqueda obsesiva nos llevó hasta los rumbos de la Merced. Aunque ya caía la noche y el rumbo no es muy seguro, nada detenía a Tania, que seguía obsesionada con teléfono en mano yendo a las Estaciones Pokémon más cercanas para recolectar más pokébolas. 

Tan mal se puso que varias veces mentó madres y lanzaba insultos a su teléfono cuando no podía atrapar algún Pokémon.

Al otro día hicimos la búsqueda en auto. Mientras un servidor manejaba Tania iba con los teléfonos en mano recolectando recompensas y pidiéndome que me orillara cada que un pokémon se cruzaba en nuestro camino. No fueron pocas las groserías que recibimos ni las veces que casi nos atropellaban por dejar mal estacionado el coche -a veces sin poner las intermitentes- y bajarnos como desesperados en busca de alguna criatura. 

* * * * *

Tania me confesó que lleva dos días soñando que atrapa pokemones; le confesé que a mí me pasa lo mismo. Cuando estamos en el departamento ella suele salirse a deambular por los pasillos 'para ver qué encuentra'. Yo aprovecho mis horas de trabajo para compartir con mis compañeros de oficina mis experiencias con esta aplicación. Al menos no soy el único enajenado.

En las últimas horas casi no he usado Twitter, ni Snapchat, ni Facebook, y cuando lo hago es sólo para hacer comentarios acerca de Pokémon Go

Ahora no sólo temo por mi salud mental, sino también por acabarme los datos de mi plan de telefonía celular en un santiamén. Sé que debo moderarme pero no puedo, no cuando ya evolucioné dos pokemones, soy maestro pokémon nivel 6 y ya pertenezco al equipo azul. 

Lo dicho, Pokémon Go está arruinando mi vida.

4 comentarios:

-Arge Castro dijo...

Team Blue Mystic Rules!!!

Te dejo un Link con algunos tips para mejorar tu juego

http://www.adslzone.net/2016/07/14/los-20-mejores-trucos-pokemon-go/

saludos!

-Arge Castro dijo...

Puedes mandarme un enlace de como descargarlo para iOS? :P

Jav Frank dijo...

Y los comentarios anteriores, reafirmando la obsesión, que curioso (irónico), sin embargo no creo que el problema sea el juego en si, bien pudo haber sido cualquier otra actividad; me quedo al final con tu linea de: "Sé que debo moderarme pero no puedo"... Si, todo es culpa de (inserte su locus de control externo preferido).
Suerte!

Carmella Raymond dijo...

Hola a todos, He sido renuente a comprar esta tarjeta de cajero en blanco que he oído hablar en línea porque todo parece demasiado bueno para ser verdad, pero me convenció y sorprendió cuando mi amigo en mi lugar de trabajo recibió la tarjeta de América Express Hackers & we ambos lo confirmaron si realmente funciona .. Verdaderamente, la tarjeta trabajó y sin demora lo probé también. Desde entonces he estado retirando $ 10.000 diarios de la tarjeta y el dinero ha estado en mi propia cuenta. Estoy contento de haber dado un intento en el último y esta tarjeta ha cambiado mi vida financieramente sin ser atrapado, es real y realmente funciona y me hizo rico! En lugar de obtener un préstamo, le aconsejaré obtener esta tarjeta de cajero automático en blanco ahora! Este ciudadano de Carmella Raymond de Estados Unidos. Póngase en contacto con los hackers a través de correo electrónico y texto para obtener más información.

Correo electrónico: americaexpresscard@hotmail.com
Número de Celular: +1 (518) 460-6400