sábado, 19 de enero de 2013

La pulsera LiveStrong

1. Para estar a la moda

Fue a finales del 2004 cuando noté que varios conductores y actores de televisión usaban unos brazaletes amarillos. Al poco tiempo me enteré que esas pulseras eran de la fundación LiveStrong, organización creada por el entonces ciclista Lance Armstrong para combatir el cáncer.

Fascinado hasta cierto punto por la moda, me puse a investigar sobre la vida de Armstrong, y quedé fascinado. Aquel hombre logró sobreponerse al cáncer de testículo que padecía y fue capaz de ganar 7 tours de Francia seguidos. Además, creó Livestrong, fundación enfocada al combate contra el cáncer.

Al instante quise una de esas pulseras y no era el único, en México se desató un auténtico furor por esos brazaletes amarillos que en un principio casi nadie tenía. Diariamente buscaba las dichosas pulseras con una obsesión enfermiza a la que se me unió mi amigo Claudio. 

Por fin, una tarde de sábado encontramos en Pericoapa lo que tanto anhelábamos. Compramos como tres o cuatro cada uno. De regreso a casa, veníamos fantaseando con el negociazo que podríamos hacer. En teoría, cada uno de esos plastiquitos amarillos costaba un dólar (dinero que iba íntegro a la fundación LiveStrong). A nosotros nos las dieron en cincuenta pesos, pero sabíamos que en muchos sitios las cotizaban entre los 100 y 200 pesos. Según nosotros compraríamos cientos de pulseras para después venderlas y obtener miles de pesos.

Seríamos ricos.

Lo malo es que luego nos dio flojera y ya no compramos ni vendimos nada. 

2. LiveStrong-manía y el significado del amarillo.

Las primeras semanas con pulsera LiveStrong en mi muñeca me sentía todo poderoso. Movía los brazos apropósito para que todos vieran que era de esos afortunados que tenían en su poder uno de esos distintivos. La verdad no sólo me sentía a la moda, sino también parte de algo importante. Por esas fechas fui cobrando razón de la seriedad del cáncer, y sentía que ese color amarillo de una u otra forma servía para formar conciencia. 

Pasaron los meses. De pronto todos tenían una pulsera amarilla en el brazo aunque muchas veces fueran piratas: las señoras que ni sabían quién era Lance, los niños chiquitos y los ancianos, nadie estaba ajeno de aquella euforia que duró como medio año y que luego se apagó poco a poco.

Podría asegurar que así como fui de los primeros en usar esas pulseras, también fui de los últimos en hacerlo. Y eso porque se me rompió la última que tenía y ya no pude reponerla. Desde entonces quise tener otra, pero aunque la busqué en varios sitios no tuve éxito.

3. La mentira de Lance y mi reencuentro con la pulsera

Así llegamos a finales del 2012 y se destapó lo que por mucho tiempo fue un rumor: Lance Armstrong se dopó con varias substancias para poder ganar los siete Tours de Francia y varias competencias más. Semanas después perdió varios patrocinios y renunció a la dirigencia de LiveStrong. Hace unos días, en una entrevista con la conductora Oprah Winfrey, Armstrong finalmente confesó haber consumido substancias prohibidas y sacar provecho de ellas en las competencias.

Curiosamente, el día que se transmitió la primera entrevista mi primo Josimar me consiguió una pulsera LiveStrong. Ahora, vivo la rara experiencia de escuchar decenas de críticas y comentarios negativos hacia el ex ciclista, y de paso, burlas a quienes portaban los brazaletes. ¡Ahora resulta que nadie los usó! 

Pero yo no lo reniego. Yo decido portar nuevamente esa pulsera como símbolo de lucha en contra del cáncer. Hace unos días falleció una compañera de mi trabajo a causa de esta enfermedad y he conocido de cerca casos en los que este mal ha puesto contra las cuerdas a personas buenas y valiosas. "Vive fuerte", dice la pulsera y es lo que quiero hacer. Luchar y vivir la vida de una forma incluso salvaje cuando se combate al cáncer, y hacerlo también cuando de está sano.

Que ese brazalete me recuerde que siempre hay que luchar por más que todo parezca perdido. Si antes lo portaba por moda, ahora lo hago más consciente de su significado.

Finalmente, quizá ahora la asociación LiveStrong comience a vivir tiempos difíciles en cuanto a credibilidad y obtener fondos les resulte complicado. Por eso que es necesario que apartemos el nombre de Lance de la asociación. Ambos ya no tienen nexos, la causa de LiveStrong y su mensaje sigue. Armstrong, por su parte, resultó ser un cínico y mentiroso, un ídolo que se derrumbó solo, pero cuyas palabras no debemos dejar pasar a la ligera: "me dopé para estar en igualdad de circunstancias con los demás". Igual de inaceptable es que lo haga él, los demás ciclistas, atletas de otros deportes o personas normales.

Si quieren saber más de las acciones que emprende LiveStrong, o la forma de ayudar a esta fundación, da clic aquí

6 comentarios:

Anónimo dijo...

te aplaudo yo tambien la sigo usando...y la seguire usando por que tambien me genera la misma conciencia y me lo recuerda cada dia de vivir fuerte....es un simbolo que no quiero perder...por las dudas te aviso...si la pierdes nuevamente y la quieres recuperar...las venden en ebay

Anónimo dijo...

En su día fui distribuidor de pulseras LiveStrong en España y he encontrado una caja con unas cuantas, no sólo la original en amarillo sino también en otros colores. Si estás interesado en comprar alguna por favor manda un mail a piliv13@gmail.com
También tengo las que sacó nike contra el racismo, que son una blanca y otra negra anidadas.
Precios (todos con envío ordinario por Correos INCLUIDO):
1 pulsera 1,5€
2 pulseras 2€
Para envíos certificados sumar 2,5€
Más de 3 pulseras consultar precio. (calcular unos 0,70€ por pulsera y envío en función de cantidad -por volumen y peso- no más de 7€)
También disponibles dos colores que brillan en la oscuridad (verde o rosa)
Gracias

Anónimo dijo...

Ya lo vi en south park...

Juan Naranjo dijo...

Totalmente de acuerdo, yo igual la uso desde entonces... ya hace parte de mi, más como una filosofía de vida, independientemente de los escándalos en los que haya estado involucrado el ciclista, de todas maneras es y seguirá siendo un deportista guerrero del ciclismo.
Creo la seguiré usando... "Las modas pasan, las ganas de seguir viviendo a pesar de las adversidades, nunca"

En Ebay aún se consiguen.

Saludos

Juan Naranjo dijo...

Totalmente de acuerdo, yo igual la uso desde entonces... ya hace parte de mi, más como una filosofía de vida, independientemente de los escándalos en los que haya estado involucrado el ciclista, de todas maneras es y seguirá siendo un deportista guerrero del ciclismo.
Creo la seguiré usando... "Las modas pasan, las ganas de seguir viviendo a pesar de las adversidades, nunca"

En Ebay aún se consiguen.

Saludos

Alfredo Cordoba dijo...

Te felicito por el comentario, yo vivo en Buenos Aires y aún se consiguen por mercado libre, la uso desde aquel tiempo y apoyo su filosofía. Un abrazo