viernes, 16 de octubre de 2009

Mi machismo no aceptado


Se les informa que el autor de éste blog es un machista golpeador de mujeres. Detrás de la imagen de galán de telenovela que me cargo, vive un ser despiadado, capaz de cualquier bajeza y poseedor de una mente retrograda. No lo digo yo, lo dicen mis compañeras del trabajo.

Todo comenzó gracias a una plática sobre enjuagues de cabello. Aquellas muchachas de la oficina nos preguntaron a mí, y a mis amigos Julio y Ángel, qué marca de shampoo usamos. Sin dudarlo respondí que ninguno pues “un hombre que se jacta de ser hombre, en lo que menos se fija es en el shampoo que usa. Llega y usa el que esté en casa, sin fijarse en ninguna indicación extra. Es más, si no hay pues me lavo el cabello con jabón, faltaba más”. Según yo mi respuesta había sido buena hasta que mis dos amigos dieron la suya.

- Yo uso shampoo Dove… Respondió Ángel. Obviamente lo mal miré por semejante revelación. Lo pero sin embargo estaba por venir cuando a continuación dijo: … pero tiene que ser fase 4, pues ese es el que va mejor con mi tipo de cabello. Osea, no manchen. Ángel se cree de la onda grupera y sale con esto. No me imagino a unos cantantes rancheros o de banda en el supermercado buscando su marca preferida de shampoo.

No pude hacer menos que indignarme. ¿Qué le pasaba a mi amigo? Uno cree conocer a la gente que lo rodea hasta que el día menos pensado se entera de un secreto así de turbio. Para colmo, cuando pensaba que mi amigo Julio salvaría el honor de los hombres de la oficina, sucedió todo lo contrario. Su comentario fue igual de desconsolador:

- Yo uso ‘Fructis Garnier’.

Ya se imaginarán. Me quería morir. Después de soltarles unas majaderías a ese par de anormales, comprendí que ni ellas, ni mi par de amigos compartían mi modo de pensar. Para ellos lo más normal era que un hombre se preocupe por cuidar su imagen, eligiendo el tipo de shampoo que mejor le acomode al largo, textura, firmeza y color de su cabello. Cuando Ángel y Julio dijeron que no usaban un jabón cualquiera estallé. ¿Cómo era posible? ¿Qué hombre de acción y aventura se anda preocupando por usar una marca determinada para el cuidado de sus pelos? Nomás dije que a mi esas cosas se me hacen una payasada todos se me vinieron encima.

“Tus comentarios denotan machismo e inseguridad” “Hay hombres que se cuidan y preocupan por verse bien, eso se les agradece… deberías aprenderles”… Días después la plática giró en torno a los golpeadores de mujeres. Según las muchachas de la oficina que participaban en la plática, mi amigo Ángel es poco menos que una criatura de Dios, incapaz de hacer tal bajeza; Julio tiene un carácter de los mil demonios, es capaz de gritonearle más no de pegarle a una fémina; Gabriel (osea yo) en cambio, “sí lo creo capaz de pegarle a una mujer”, dijo una de ellas, otra fue más tajante diciendo “es que tienes el perfil de ese tipo de hombres”. Ahora sí no entiendo nada, ¿ahora resulta que por los rasgos de mi cara ya estoy predispuesto para convertirme en una bestia irracional?

En menos de una semana unas pláticas marcaron mi destino. Yo pensé que era un hombre de bien. Trabajo, voy a misa (como tres veces al año, pero voy), saco a pasear a mi perro Margarito en las noches, ya no toco los timbres de las casas y me echo a correr, como mi sopa de espinacas aunque no me guste y casi no digo groserías. Nada de lo anterior sirve pues a los ojos de la sociedad soy un machista inmundo por no tener un shampoo favorito, además de golpeador por la forma de mi cara. No quería aceptarlo, pero ya hasta me hicieron dudar. Tanta gente no puede estar equivocada. De ahora en adelante, cuanta mujer trate conmigo tendrá que tomar clases de defensa personal antes de volverme a ver. Los hombres… pues pueden recomendarme un buen shampoo.

4 comentarios:

keiSha dijo...

tu lo q necesitas es "un shampoo para hombre, que huela a hombre" =P

drneon dijo...

Mi queridísimo Gabriel, creo que el asunto de los shampoos y marcas de jabón no va demasiado lejos, finalmente más allá de la fragancia son en esencia lo mismo.

El último comentario, acerca de la plática con tus amigas me parece más interesante, pues denota un tipo de violencia psicológica asociada al chantaje femenil que es mucho más común, pero no por ello menos doloroso.

Según un artículo que leí en el universal: el 78% de los hombres con pareja son violentados psicológicamente por sus mujeres con frases como:“No me cae bien tu amiga”, “¿Quién te llamó?”, “¿Qué le ves?”, “¿Y ese mensaje?”, “¿Quién es esa vieja del Facebook?”, “Tú paga, yo soy la niña”, “¿Andas con alguien más?”


Por los comentarios de tus amigas, -en una simple plática de amigos, por cierto-, puedo darme cuenta de que todas ellas serían capaces de ejercer ese tipo de violencia con sus parejas.

Aquí la nota, para que les revires con fundamentos jejeje:

http://www.eluniversal.com.mx/sociedad/4031.html
asociada

Jessie dijo...

Buenas Gabrielito, primero que nada quiero decirte que molto grazzie por ir a mi libreta, yo pensaba que ya nunca más ibas a ir a leerme.

Esque las mujeres, bueno, no todas, pero algunas sí se aprovechan de su condición de mujer, y los pobres hombres no les queda otra más que...

Pero yo sí me doy a respetar, asíque yo no soy abusadora.

Lo del shampoo, pues, yo uso shampoo de hierbas exóticas, en agua pura de las montañas del Oeste de Céfiro.

Bueno, te dejo.

SYD

Atte:
Jessie

gabriel revelo dijo...

keisha: jajaja, ¿tú crees?

doc neón: vaya, acabo de darme cuenta de que soy un hombre maltratado... y encima de todo me dicen 'golpeador machista' ja ja ja, ¡que descaro! por cierto, interesante el artículo. ¡gracias por la visita!

jessie: no me agradezcas la visita, intentaré hacerlo más seguido. y sí, a veces ustedes abusan de nuestra nobleza jeje.