lunes, 27 de abril de 2009

La función social de un blog


4 días han pasado desde el inicio de la crisis bacteriológica por el virus de gripe porcina en la Ciudad de México y las cosas no pintan nada bien. La vida en la capital mexicana dista mucho de ser normal y en el ánimo de la gente prevalece una tensa calma. Hoy la rutina son las calles vacías, los centros de reunión y esparcimiento abandonados; los noticieros de radio y televisión transmitiendo ininterrumpidamente; las actividades económicas y laborales que de a poco van disminuyendo y ese halo de intranquilidad flotando en el ambiente. Por si fuera poco, un temblor de seis grados cimbro esta mañana gran parte del país. Sí. El pueblo mexicano enfrenta una de esas pruebas que ocasionalmente el destino nos manda para recordarnos que unidos somos más fuertes.

Que si según la Organización Mundial de la Salud ya pasamos de fase 3 a 4, que si ya se suspendieron las clases en todo el país, que si la epidemia ya se extendió a Estados Unidos y Canadá. Es imposible encontrar algún sector de la sociedad que se muestre ajeno a la situación. La misma vida en internet se encuentra más activa que nunca: foros, blogs, twitters, podcasts, páginas personales y estaciones de radio on-line, han dedicado cientos de líneas al tema de la influenza porcina y todo lo que de ella va derivándose, y aunque en la red se puede encontrar los más diversos puntos de vista, básicamente pueden encontrarse dos tendencias: la seria, cuya preocupación es informar y discutir de manera veraz e inteligente los acontecimientos; y la irreverente, que tiende a tomar las cosas de una forma más ligera y divertida, haciendo mofa de la situación y evitando a toda costa ver el lado crudo del entorno. Ambos son validos, y en este momento, igualmente necesarios. No podemos cerrar los ojos a la realidad, pero tampoco podemos dejar que esta nos rebase.

Justo hoy este blog se debate entre ambos frentes. Traté que el tema de la epidemia no se apoderada de esté espacio, pero me vi rebasado por esta necesidad de narrar en la medida de lo posible lo sucedido y ahora la pregunta es ¿qué tanta responsabilidad con la sociedad tiene un blog, que si bien es un medio de comunicación de bajo impacto, puede ser leído por cientos de personas? Por más que no diga nada nuevo y repita lo que todos, me siento comprometido a escribir sobre los hechos y ayudar desde éste humilde blog en lo posible. De algo servirá y si no, al menos, entre tantos cibernautas nos acompañamos y vamos sacando temores.

Lo confieso: estoy preocupado. No sólo por mi sino por mi familia, amigos y mi país. A pesar de eso he tenido mis ratos de diversión, de no tomarme las cosas tan en serio y de hasta bromear. Quizá es inmadurez o mis genes mexicanos, que me impiden no hacer un chiste de la peor tragedia. Un ejemplo ha sido la proliferación de chascarrillos y burlas ingeniosas sobre la gripe porcina que desde hace un par de días ha invadido Twitter y en el cual he participado alegremente ante la condena de otras personas que con menos sentido del humor, consideran que burlarse en estos momentos es peor que una mentada de madre.

Sabrá Dios cuánto tiempo dure esta situación y en qué forma irá mermando lo poco de normalidad que le queda al país. Trataré de escribir en este blog y desahogarme lo más seguido que pueda al menos mientras estos días álgidos continúen. Si es en el más serio de los planes o haciendo chistes al por mayor es lo de menos. Lo que no puedo es quedarme quieto y dejar que el blog sirva como pararrayos y no se paralice al igual que el resto de la ciudad. Así que leamos otros blogs, escribamos en el nuestro, opinemos, bromeemos, pero no dejemos que se nos vayan las ganas de pelear.

Hasta el momento como sociedad nos hemos sacado un 10. Las autoridades se están coordinando adecuadamente y los medios de comunicación han llevado a cabo una cobertura sobresaliente y exhaustiva. No me queda de otra más que recomendarles que se cuiden mucho y sigan las indicaciones, que esa es la mejor manera de cuidar a los nuestros y salir lo más pronto posible de esto. Estoy seguro de que nos leeremos muy pronto aquí en mi twitter.

5 comentarios:

soleil dijo...

Me parece muy acertado tu escrito, y pues desde ya te aviso que has sido mi unica fuente de informacion directa sobre la epidemia tan temida que esta pasando en Mexico, es una tranquilidad saber que las cosas aunque no van bien, tienen esperanzas de pronto empezar a mejroar, es una dura etapa y desde usa te leo y acompaño! mucha suerte!

"®oxxxana" dijo...

Pues es que la verdad ya no se sabe si reir o llorar o correr o qué?
Coincidentemente, me encuentro en cama con un gripón de aquellos, será la sugestión?

Latamoderna dijo...

Bien dicho!

La verdad es que todos creo que hemos reflexionado y actuado bien chido.

No hay que preocuparnos más de la cuenta, hay mejor que cuidarnos y cuidar a los demás al no exponernos nosotros mismos.

Más vale que pequemos de ingenuos a descuidados.

Un abrazote, mi gabrielín.

Delirio dijo...

Y cuando la ficción nos alcanzó…
También me sumo a la gente (que gracias a Dios) se encuentra recuperando de gripe. Que te puedo decir tras 4 de cierro, claro sin considerar la visita médica a la hora del temblor!!!
Esperemos que pronto termine esta incertidumbre y que lleguen tiempos mejores. Mientras tanto solo queda cuidarse. Te mando un gran abrazo!!!

gabriel revelo dijo...

soleil: es un honor ser tu corresponsal. gracias por tus comentarios y sabes, por buenos deseos de gente como tú es que sé que todo saldrá bien.

rox: recuperate pronto... y ríe, supongo que es mejor que entregarnos al drama. y en efecto, la sugestión ha hecho que medio ciudad se sienta mal sin motivo.

lata: me encanta tu forma de pensar siempre cargada de positivismo y buena vibra. pues a cuidarnos, echemosle todas las ganas. otro abrazo. cuidate mucho.

deli: recuperate pronto y ha seguirle plantando cara a esta incertidumbre a la que más temprano que tarde venceremos. saludos.