sábado, 26 de enero de 2008

Seco fin de semana

Originalmente éste post iba a tratar de otro tema, pero las circunstancias me obligan a cambiar el plan.

Acostumbraba ir por la vida presumiendo de no tenerle miedo a nada hasta que las cosas más sencillas, pero a la vez más complejas, de la vida me hicieron darme cuenta de que eso de andar ‘de temerario’ no era lo mío. Perdería tiempo y probablemente los aburriría si les relatara la de lecciones y ridículos que he pasado en la vida por hacerme el valiente. Ahora acepto gustoso (aunque con una buena dosis de vergüenza) que hay cosas que me provocan algo de temor, entre otras podría mencionar: las cosas filosas, las lombrices de tierra, los señores que en la noche se aparecen con un brazo levantado en los ríos, que me roben el coche, quedarme sin internet, que la Selección Nacional pierda otra vez contra EE.UU. y sobre todo, quedarme sin agua en casa por varios días. Es justo esto último por lo que estoy pasando.

La rutina de mi semana acontecía sin el menor sobresalto. Dedicaría la tarde del viernes a descansar de la semana laboral y al otro día (hoy) iría a una fiesta por la noche. Como cada día al caer el sol, prendí la bomba del agua para que subiera agua al tinaco de la casa, vaciando así la cisterna que está en el patio y que como siempre, se supone se iría llenando en el transcurso de la noche. Efectivamente, el tinaco se lleno. Lo malo era que a la cisterna ya no le llegaba ni una gota de agua de las tuberías de la calle.

Como joven salesiano moderno universitario alivianado ex-scout que soy, perdí el control inmediatamente. ¡¿¡¿¡¿Por qué malditos diablos demonios infernales no caía agua?!?!?!. Después de gritar un montón de majaderías, que por respeto a ustedes no transcribo, procedí a culpar a Dios por mi mala fortuna, hasta que algo en mi interior me dijo que El Señor Todopoderoso estaría muy ocupado en intentar salvar a Britney Spears de una condena eterna como para ocuparse de las tuberías de mi vivienda.

Por la mente me pasó la sensata idea de buscar alguna falla en la instalación, pero después me di cuenta que no sé nada de fontanería y que no sabría ni destapar algún tubo tapado. Momentos después, tras realizar un breve sondeo con algunos vecinos me enteré de que a nadie en mi calle le llegaba agua, lo cual provocó mi consuelo y felicidad. Llámenme desgraciado, ambicioso o mediocre, pero el saber que no sería el único que sufriría por falta de agua me tranquilizo. Por cierto, pensamiento bastante idiota si tenemos en cuenta que el agua seguía sin llegar.

En la noche, en el Noticiero de Joaquín López Doriga encontraría la respuesta a todas mis dudas: el servicio de suministro de agua había sido suspendido en casi toda la ciudad y área conurbana desde las cinco de la tarde. El motivo, según las autoridades, es que uno de los conductos que surten de agua al Distrito Federal sufrió una avería y necesitaba ser reparada, por lo que el agua sería cortada de 5 de la tarde a 5 de la mañana del 25 al 29 de enero (de viernes al martes). Finalmente, las autoridades exhortaban a los habitantes de la ciudad a extremar precauciones y reducir el uso del vital liquido en cada uno de sus hogares.

Osea, tomen sus precauciones... ¡¡¡¡ya que los dejamos sin agua!!!!.

Hoy por la mañana, efectivamente, caía agua, pero muy poca. No eran ni las once de la mañana cuando nuevamente se cortó el suministro. La cisterna apenas se llenó a la mitad y yo estoy que me lleva el carajo, y no exagero. No quiero ni comer o tomar líquidos para no ir al baño ni ensuciar trastes (en estas circunstancias, una diarrea sería catastrófica), no lavé el auto como suelo hacer cada mañana de sábado y ya ni hablemos de bañarme, pues tengo más de 24 horas sin hacerlo y si no fuera porque más tarde iré a una fiesta, consideraría esperar hasta el martes.

Puedo no tener luz eléctrica, gas o teléfono, pero el agua no y no y no puede faltarme. La presente situación me hace concluir dos cosas: en esta ciudad las cosas se hacen con las patas y sin planeación alguna y dos, no debería quejarme por un problema que tiene solución y que en nada se compara con la extrema falta de agua que miles de personas sufren en diversas partes del mundo.

Si usted, amable lector, no vive en la Ciudad de México, disfrute su agua y dese un baño en mi nombre. Por lo pronto yo sigo encerrado en mi casa y asombrado de que la gente en la calle, si bien toma sus precauciones no está para nada preocupada. ¿Estaré enloqueciendo?. Primero los ventarrones y rayos que desquiciaron la ciudad entre semana y ahora esto ¿se acerca el fin del mundo?. Faltan tres días para el martes y no sé si llegué hasta ese día sin que mis nervios acaben destrozados.

Seguiría escribiendo, pero escucho que alguien en el piso de arriba esta usando el agua para lavarse las manos. Ahora mismo voy a regañarlo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

HOLA GABRIEL
FELICIDADES POR TU NUEVO ESPACIO, ESPERO QUE CONTINUES ESCRIBIENDO COMO HASTA AHORA, NO QUE DIGO CADA DÍA MEJOR.
EVA MARIA

giovanna dijo...

regalando un beso para vòs
mi presencia que hace mucho no concurria por aqui

Raúl V. Ortiz dijo...

Pues la neta sí es algo que desquicia. En mi casa que es tu casa por lo regular batallamos también bastante por el agua, pes a veces no sube con la suficiente presión como para bañarnos y es totalmente molesto.
A veces me quedo enjabonado, y como tú, me desquito diciendo miles de palabrotas. O por ejemplo cuando alguien jala la cadena del excusado o abren la lleve para lavarse las manos.
NO hay como disfrutar de un baño sin contratiempos, y cuando algo te lo impide, ya todo el día se te echa a perder.
Te mando un abrazo y lento pero seguro, ahí la lleva nuestro Atlante.
Abuuuuuuuuurrr.

Alviseni dijo...

así es, acá en la rodeo faltó el agua durante el fin de semana en el mercado, ya no pude comprar las quesadillas que tanto me gustan, en fin.

saludos gabo.

am dijo...

Es lo peor que falte el agua, peor que cuando se va la luz.

Mis condolencias.

K dijo...

Uy, por acá nunca falta el agua. Sólo me puedo imaginar.

gabriel revelo dijo...

anonimo: saludos ma!!!!! (es mi mamá je je)

gio: gracias por el beso y la visita... se te extrañaba

raul: pues sí... la llevamos!!!! fui a cu y como siempre, un ambiente y una sensación increible ver al campeón.

alvi:son las quesadillas de la rodeo, las qué están dentro del mercado??? yo soy fan!!!

am: lo bueno es que volió desde el lunes y realmente nunca me quedé sin ella.

k: esperemos que siempre te lo imagines.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

qué tipo genial
me haces pasar del negro profundo,irónico,crítico,a la risa y a la exacta descripción de lo que soy yo cuando se corta el agua
espero que haya vuelto
increíble lo que me divierto aquí
te extrañé en mis vacaciones.
besote