lunes, 12 de noviembre de 2007

La Soledad de Manzanares (tercera parte)

4. Ella es Soledad.



Cerca de las once de la noche ‘La Yiyí’ terminará su jornada de aproximadamente seis horas de trabajo. Fue un buen día. Atendió a ocho clientes, les dará la respectiva cuota a su padrote y a la dueña de la vecindad en dónde da sus servicios sexuales y regresará a casa con casi mil pesos que ahorrará para algún día retirarse de este trabajo y quizá, formar un hogar; caminará con sus tenis Panam y su vestido rojo por Anillo de Circunvalación, atravesará la Plaza de la Soledad y jugará con mil y un pensamientos mientras pasa por las siempre inseguras calles de la Merced. Por su mente cruzará un pensamiento que considerara ocioso ‘Que cosas tiene la vida: Atravieso en soledad la Plaza de la Soledad, los hombres recurren a mí para curar su soledad. ¿No es una cruel broma del destino que Soledad precisamente sea mi nombre?’.




5. La Surrealista Realidad

Dos semanas después de mi primera visita, escribo estas líneas desde una de las cantinas de ‘mala muerte’ en el Callejón de Manzanares. Tenía que volver a comprobar dudas y reafirmar certezas. Durante los días pasados busque mucha información. En general encontré datos y más datos de la prostitución en la Merced. Cifras que se contradicen, estadísticas que no coinciden más que en la gravedad del asunto.

Estoy en el Callejón de Manzanares, escribiendo en una pequeña libreta y aun estoy asombrado. Mi maestra de la Universidad tenía razón. Uno nunca se acostumbra al surrealismo de un lugar como éste.

¿Qué esperan las autoridades del Distrito Federal para reglamentar de una vez por todas la prostitución en el barrio de la Merced?. Delegados y Jefes de Gobierno vienen, van y el sub mundo del sexo servicio sigue sin ser regulado, generando la expansión del SIDA, el aumento de la corrupción, la mafia y la delincuencia en la zona. He buscado hablar con autoridades gubernamentales encontrando siempre la misma respuesta ‘Estamos trabajando en eso’ o la ya clásica ‘esta dependencia no se ocupa de esos asuntos, mejor acuda con...’ Y así, uno recorre escritorios sin obtener al menos un poco de convencimiento de que el asunto puede mejorar. Al contrario, mientras más se escarba más realidades repugnantes saltan a la vista.




Descubrir que, por ejemplo, en las calles de Manzanares, Circunvalación y la Soledad, por citar algunas, existen hoteles que no cumplen con el mínimo de requisitos estipulados por Salubridad para operar. La mayoría de estos cuartos sólo cuentan con un catre o camastro, y un lavabo que prostitutas y clientes utilizan para asearse y orinar. Esto y más tienen que aguantar estas mujeres para ganarse la vida. La mayoría de las veces sufren la extorsión de sus padrotes quienes mediante engaños las traen de provincia, luego las explotan sexualmente, las vuelven adictas a la cocaína u otra droga para finalmente amenazarlas para que no puedan salir de la red de prostitución que unos cuantos dominan. Sobre esto hay un sin fin de casos documentados, como el de Beatriz Elena Chávez Tejas, alias ‘La Claudia’, que obligaba a varias jovencitas a buscar clientes y darle al menos 700 pesos diarios. De no ser así, ‘La Claudia’ mandaba a sus golpeadores para que las amedrentaran.

Por increíble que parezca, lo anterior no es lo peor de esta historia. Lo aterrador es lo que todos saben pero nadie documenta. Lo que todos niegan pero pasa: La prostitución infantil. Se dice que en muchos rincones de las vecindades e inmuebles de la Merced viven niños entre los siete y doce años. Se dice que se les permite dormir en algunas bodegas o cuartos a cambió de tener encuentros sexuales con los dueños. Padrotes, prostitutas y autoridades lo contradicen. Se dice que por las mañanas estos niños deben de tener la misma clase de encuentros con cargadores y comerciantes para obtener comida.

Dentro del callejón en el que escribo con mi bolígrafo negro ocasionalmente veo niños por aquí y por allá. De nuevo, todos lo negarán.






*** Tercera de 3 entregas. Todo lo descrito: lugares, situaciones y datos son completamente reales.

8 comentarios:

topo dijo...

Impunidad. Algo que en muchos lados sobra. A veces no sé como catalogar todo eso (o si debería, en primera, catalogarlo). Dentro de toda la inmundicia (violencia, estafas, abusos) en los que vive esa gente, logran encontrar un sistema que funciona. Yo sé que no porque funcione va a ser algo "correcto", pero a veces uno ve todo eso que sucede con ojo de foráneo, y ni siquiera el hecho de vivirlo codo a codo nos acerca a su realidad. Por supuesto que el gobierno debería de hacer algo por regular la zona. Pero hay gente que no tiene otra realidad más que esa. Les dicen que les dan oportunidades y no las quieren tomar. En un post mío hablé sobre cómo el pueblo siempre quiere que el gobierno llegue y arregle problemas. Pero ¿qué pasa con lo que cada uno debemos de poner de nuestra parte? La gente, a veces prefiere esa vida fácil porque no saben hacer otra cosa, o no saben que pueden aprender otras cosas...

Alvi dijo...

I see (disculpa, pero se me sale el inglés aprendido de ver sitcoms y pelis gringas), so you went down there. Hace rato que no me doy un rol por La Merced, digo...para comprar la despensa a veces, no te creas.
"Amedrentaran", en este caso me pareció un eufemismo (y casi un anagrama) de "madrearan"; sorry por la vulgarity, en fin..creo que es algo inexcato mi comment. Bye. keep on that blogging.

Oscar Ramirez dijo...

"�No es una cruel broma del destino que Soledad precisamente sea mi nombre?"

es incomprensible el mundo y la soledad como parte de ella es necesaria. evoco al leer el texto una pel�cula: "Princesas", un toke diferente, plasmado tambi�n bellamente en el texto. hac�a mucho que no visitaba tu incomprensible mundo, es grato caer en un buen vac�o

Greta Uribe dijo...

Excelentes entregas. Te metiste a ese lugar que todos nos limitamos a imaginar, a partir de esa superficie que vemos cuando por una u otra razón andamos por la zona (en busca de remedios naturistas, chiles secos o dulces para la piñata).

¿Qué decir? Creo que "gracias", por compartirlo con la blogósfera.

Janbuk dijo...

Me gustó mucho como trataste el tema, el reportaje está genial!!!, está demás decir que la impunidad sobra en todos lados y más en los paises subdesarrollados donde se ve mucho este tipo de situaciones, no cabe duda que la realidad de nuestros países (Perú - México) es muy similar debido a la pobreza, las políticas sociales están mal implementadas, mal organizadas y no permite que el desarrollo sea igual para todos los sectores... en fin, es una problematica que durará mucho tiempo más y con la que tendremos que lidiar diariamente...

Por otro lado quiero agradecerte por los lindos comentarios que pusiste en mi blog y que me hayas puesto entre tus enlaces, es muy lindo el gesto GRACIAS!!!!

Besito, abazito
Byecito

Janbuk

Gonzalo Del Rosario dijo...

Puta tío esta tercera entrega me ha dejado tan indignado.

El mundo es una gran mierda. Ya qué se puede hacer . . .

Fernando Nerú dijo...

Querido Gabriel he quedado con este aciago post, es realmente indignante apreciar la destruccion del hombre por el mismo hombre.
.....
He quedado en soielncio con los ojos vidriosos de llanto.

Ha sido un placer visitar tu casa, y sera un honor recibirte en la mia...

Atte Fernando Nerú

gabriel revelo dijo...

topo: por desgracia, dentro de este problema, antes que otra cosa, se tiene que corregir la ausencia de valores y educación solida. lamentablemente veo lejano el día en el que haya una verdadera solución.

alvi: ni tan exacto el comentario, pudimos haber cambiado el verbo y hubiera quedado aun más exacto.

oscar: gracias, aunque sabes, la realidad de estar ahí es inarrable.

greta: agradezco mucho tu visita y tu opinión y... estas invitada a regresar siempre que quieras.

janbuk: mil gracias por tus palabras, espero que en Perú la realidad no sea tan oscura.

gonzalo: ¿escribir?, supongo...

fernando: como siempre un abrazo y el mayor de mis respetos. gracias por tomarte el tiempo y leer estas letras.